Diario La Razón
Jueves 22 de Junio | 11:20 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Bancarrota en Venezuela deja a Putin la sexta petrolera de EU

El gobierno de Maduro debe a Rusia 5 mil mdd; a cambio del último préstamo de mil 500 mdd , hipotecó 49.9% de acciones de Citgo, filial de PDVSA en el país vecino

 

Congresistas estadounidenses pusieron la voz de alarma por las derivaciones que la crisis económica venezolana podría tener en la política de seguridad nacional de Estados Unidos. En una carta al secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, un grupo de legisladores republicanos y demócratas advierten al Gobierno de Donald Trump de que Rusia podría controlar una buena parte de la capacidad de refinado de petróleo en Estados Unidos si el Estado venezolano es incapaz de pagar sus deudas con Moscú.

El Gobierno de Nicolás Maduro es el mayor propietario extranjero de refinado en Estados Unidos a través de Citgo, una filial de la estatal petrolera Petróleos de Venezuela (PDVSA), la mayor empresa pública del país latinoamericano.

Citgo, con sede en Houston y tres mil 700 empleados, posee la sexta mayor refinería de Estados Unidos y una red de oleoductos que cruza por 22 estados del país, además de seis mil estaciones de gasolina.

En diciembre del año pasado, el Gobierno de Caracas firmó un préstamo con Rusia de mil 500 millonesde dólares y ofreció como fianza el 49.9 por ciento de Citgo. Los congresistas dan por hecho que la situación económica en Venezuela es tan delicada —con una inflación que podría llegar al mil 600 por ciento, según el FMI, y una caída del PIB de diez puntos el año pasado— que el Estado no podrá hacer frente a la deuda contraída con Rusia: “Aunque Venezuela posee la mayor reserva de petróleo del mundo, el país se ha convertido prácticamente en un estado fallido”, reza el documento.

De producirse ese escenario, advierten, Citgo podría quedar controlada por Rusia. Lo único que tendría que hacer Moscú, a través de su petrolera estatal Rosneft (está participada por el Estado en un 50 por ciento), es comprar una pequeña cantidad de bonos a PDVSA y quedarse con más del 50 por ciento de Citgo.

Las consecuencias de este escenario convertirían a Moscú en el segundo país con mayor capacidad de refinado dentro de Estados Unidos. Los congresistas norteamericanos se muestran “profundamente preocupados” porque ello “daría a Rusia más control sobre los precios internacionales de la gasolina y el petróleo, limitaría la seguridad energética de Estados Unidos y socavaría los esfuerzos geopolíticos estadounidenses”.

“Venezuela Steve Mnuchin, añaden, está endeuda con Rusia y China por miles de millones de dólares, pero dada la situación económica extrema, es dudoso que Caracas sea capaz cumplir con los préstamos a largo plazo. Los rusos tienen mucho que ganar de la transferencia de activos de PDVSA a Rosneft-Citgo en detrimento de los intereses de Estados Unidos”, alertan en la carta escrita por un grupo bipartidista liderado por el senador republicano, Marco Rubio y el demócrata, Bob Menéndez.

PDVSA negó que esa transacción haya tenido lugar y aseguró que se trata de un “rumor” dentro de una campaña de “medios nacionales e internacionales contra la industria petrolera venezolana”.

La creciente preocupación por la vulnerabilidad de EU llega en un momento de tensión entre Moscú y Washington por la guerra en Siria.

A eso se añade que en los últimos años China prestó a Caracas unos 60 mil millones de dólares, que Venezuela se ha comprometido a pagar mediante el envío de petróleo. Para Pekín, el negocio es redondo, ya que desde 2012 el precio del barril de petróleo cayó de los cien dólares a menos de la mitad. En el caso de Rusia, los préstamos a Caracas fueron de unos cinco mil millones de dólares. En medio de la incertidumbre, la petrolera estatal PDVSA canceló, el jueves pasado cinco mil 557 millones de dólares en capital de sus bonos, frenando las dudas sobre el cumplimiento de pago de deuda acrecentadas por la caída de los ingresos de la nación petrolera. Las autoridades venezolanas, rechazaron con insistencia las versiones sobre la posibilidad de un cese de pagos, sostienen que el país caribeño cumplirá totalmente con sus compromisos internacionales y han negado.

En realidad, la verdadera “guerra” no se libra en las calles de Caracas, donde se suceden las protestas contra el Gobierno desde hace más de diez días. Tampoco en los ruedos políticos. La madre de todas las batallas es la estatal PDVSA, hipotecada para que el Gobierno chavista tenga “cash” y pueda seguir endeudándose.

 
 
 

Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

 
fecha 19 de abril de 2017 01:12
ultima modificacion Ultima modificación: 22:20
autor Por: Goyo G. Maestro y Ángel Sastre
 
 
Todo sobre este tema
 
 
Bancarrota en Venezuela deja a Putin la sexta petrolera de EU

Foto EFE

Ver galería completa Galeria
 
 
 
 
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones