Diario La Razón
Sábado 19 de Agosto | 11:07 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Ai Weiwei denuncia en documental tragedia de refugiados

El artista chino proyectará en el Festival de Venecia la cinta Human Flow; el filme da cuenta de los migrantes que cruzan el Egeo para llegar a Europa

 

Ai Weiwei vive en esa intersección que resulta del arte y el activismo político. Un binomio indisoluble que a veces, en su caso, cuesta separar y discernir con claridad dónde termina el compromiso social y dónde comienza el arte, como dio pie a pensar con la instalación que realizó en 2016 en Alemania, cuando recubrió las gruesas columnas del Konzerthaus Berlín con 14 mil chalecos salvavidas para protestar por la tragedia de los cientos de inmigrantes que cada año mueren en el Mediterráneo.

Ai Weiwei denunció en el pasado la corrupción y la pasividad de los gobiernos ante este desastre humanitario con un obra aún más desoladora. Una escultura que representaba un bote lleno de refugiados. Al presentar este trabajo, el artista comentó su sorpresa al enterarse de que parte de las balsas que estas personas suelen emplear para cruzar el Egeo procedía de fábricas cuya existencia conocía él perfectamente.

Durante la realización de otro documental, centrado también en este tema, hablaba de su experiencia cuando viajó por el antiguo Mare Nostrum de los romanos en un barco de rescate y subió a una embarcación de inmigrantes que estaba a punto de hundirse en medio del oleaje. Quería sentir de primera mano el miedo y la angustia que sobrecoge a esa legión de desamparados al subir a estos botes para alcanzar Europa. Ahora, como avanzó en el último Festival de Berlín, regresa con otra iniciativa, Human Flow, un filme que ha sido adquirido por Amazon en exclusiva y que presentará mundialmente en el Festival deVenecia; un proyecto destinado a denunciar el sufrimiento que deben afrontar cientos de hombres, mujeres y niños para huir del hambre, la sed, la pobreza o la guerra.

“No es una crisis de refugiados, es una crisis humana”, afirmó el artista al hilo de esta nueva obra.

UNA INFANCIA DURA ¿Pero de dónde viene la sensibilidad que siempre ha mostrado Ai weiwei hacia estos temas? Su posición crítica hacia el régimen chino, y las consecuencias que ha pagado por hablar con libertad sobre la situación política de su país, le costó ser detenido, encerrado, enjuiciado y acusado. Aunque parece que estos son buenos motivos para explicar el origen de compromiso, lo cierto es que su afinidad a esta clase de temas tiene un arraigo más temprano en su carácter: en los días de su infancia.

Su padre, un poeta chino, sufrió la represión de la China de Mao y, en 1958, fue enviado a un campo de trabajo. AiWeiwei aún no había cumplido los dos años de edad. El castigo no terminó en ese destino. Más adelante, su familia fue condenada a un sitio más recóndito y duro, ya con tintes de exilio: Xin- jiang, donde este creador permaneció durante quince años. Únicamente con la desaparición del padre de la Revolución Cultural pudo regresar a la capital de su país y emprender la carrera que deseaba estudiar.

Este capítulo de su juventud condicionó su manera de pensar y le dio una acentuada sensibilidad hacia el dolor y los temores que embargan a los millones de desplazados que están a merced de unos acontecimientos políticos y económicos que no pueden prever.

Human Flow es su respuesta, a través del cine, a esta tragedia.

Con este trabajo, ha recorrido Kenia, Libano, Palestina, Turquía, Siria, Macedonia, Malasia, México, Pakistán, Afganistán, Bangladesh, Francia, Grecia, Alemania, Hungría, Irak, Israel, Italia, Jordania, Serbia, Suiza y Tailandia para dejar testimonio de una crisis que pocas veces se había vivido con anterioridad en Europa. Quizá este creador sabe lo que sus detractores ignoran: el peor desprestigio de una civilización es permanecer en silencio y mirar hacia otro lado ante la injusticia.

Distintas facetas

  • Arte visual: su trabajo en ese campo incluye instalaciones escultóricas, carpintería, video y fotografía. Sus obras más recientes abordan las secuelas del terremoto Sichuan y algunas de sus respuestas a su detención por parte del gobierno chino.
  • Arquitectura: En 2002, fue el curador del proyecto Jinhua Architecture Park.
  • Música: El 24 de octubre de 2012, Ai realizó un cover de Gangman Style, el famoso fenómeno de K-pop del rapero PSY, originario de Corea del Sur.La canción fue publicada en YouTube con una duración de cuatro minutos. El video fue una crítica al intento por parte del gobierno chino para silenciar su activismo; fue bloqueado rápidamente por las autoridades nacionales.

 
 
 

Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

 
fecha 12 de agosto de 2017 01:13
ultima modificacion Ultima modificación: 01:24
autor Por: Redacción La Razón
 
 
Todo sobre este tema
 
 
Ai Weiwei denuncia en documental tragedia de refugiados

Foto Especial

Ver galería completa Galeria
 
 
 
 
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones