Director General: Rubén Cortés Fernández
Diario La Razón
Búsqueda avanzada »
Sábado 19 de Abril | 07:13 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
El desafío mediático del narcotráfico

Julián Andrade

 

El narcotráfico está logrando colocar sus temas en la agenda mediática. Lo hacen con acciones cada vez más espectaculares.

En la SSP tienen claro que el gran salto mediático se dio cuando se filmó y difundió la ejecución de una decena de sicarios en Guerrero.

Después vendrían las filmaciones de policías y ladrones confesando trabajar para alguno de los cárteles.

Los grupos criminales aprendieron pronto que estar en los medios de comunicación les puede dar dividendos.

En algunos estados del país hay un verdadero debate macabro que se puede seguir leyendo los recados en los cadáveres o atendiendo a las mantas que se colocan en lugares de alto impacto, en el que los cárteles se acusan unos a otros.

En Morelos, por ejemplo, los seguidores de Héctor Beltrán Leyva mantienen una discusión, más que violenta, con los socios de Édgar Villarreal, La Barbie.

El automóvil que estalló en Ciudad Juárez tenía, sin duda, el propósito de llamar la atención en un lugar donde la muerte ya no es noticia.

Viéndolo bien, fue todo un espectáculo macabro: vistieron de policía municipal a un sujeto secuestrado previamente, le dispararon y lo tiraron en la acera para esperar que la policía llegara y estallar el vehículo.

Ese es uno de los problemas más graves. Las ejecuciones dejaron de ser noticia. 25 mil muertos son muchos muertos, como para que se lleve un recuento puntual de cada uno de ellos.

Estamos ante un desafío. Los narcotraficantes quieren establecer un ambiente de zozobra que haga más difícil su combate. Pero no sólo ellos, también están los que apuestan por la dureza en el combate al crimen y en la implementación misma de las leyes.

En el mundo confuso de la violencia abrevan siempre expresiones totalitarias.

Por ello, entre otras cosas, sería importante el establecer protocolos para la cobertura de las acciones de los criminales, intentando situarlas en su justa dimensión. Ni más ni menos.

La situación es lo suficientemente grave, como para perdernos en discusiones que al final del día atentarían contra la libertad.

No debemos permitir que la irrupción macabra de los narcotraficantes nos atrape y genere reacciones a una agenda impuesta desde el mundo criminal.

Acaso por ello, el embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, salió a puntualizar que nuestro país no es un espacio donde puedan interactuar los terroristas.

Es más, dejó claro que la gravedad de la situación no indica, al menos por ahora, que el terrorismo se haya asentado en estas tierras.

Otra cosa, por supuesto, quieren los propios narcos, los que crecen en el miedo y la falta de esperanza.

julian.andrade@razon.com.mx

Twitter: @jandradej

 


Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

fecha 20 de julio de 2010 01:20
ultima modificacion Ultima modificación: 23:48
autor Por:
 
Versión imprimir
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
El desafío mediático del narcotráfico
 
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas García Márquez, el reportero 00:07
Notas Relacionadas Michoacán: el logro de Castillo 02:06
Notas Relacionadas La libertad, Pedro y el lobo 01:36
Notas Relacionadas Fantasmas en Coahuila 01:24
Notas Relacionadas Los Templarios chic 00:45
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones