Diario La Razón
Sábado 19 de Agosto | 10:59 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Convierte al DF en personaje literario

La escritora Bibiana Camacho comenta que salir a las calles se ha convertido en un acto de resistencia

 

Un viaje por los oscuros senderos de la mente. Por un camino lleno de vagos recuerdos y de hechos que se diluyen. En la realidad, nada tiene forma ni sentido y sólo hay una certeza: la inminente sensación de que un evento siniestro está por suceder. La protagonista: Etel. El escenario: las calles del Centro Histórico de la ciudad de México.

Ésa es la propuesta que Bibiana Camacho ofrece en su primera novela, Tras las huellas de mi olvido, publicada por Almadía.

En entrevista la autora afirma que se trata de “una obra de búsqueda y de misterio en donde el personaje principal emprende un viaje lleno de recuerdos y olvidos”. Etel sabe que su mente ha borrado algo, ¿pero qué?

“A partir de ahí se introduce en una espiral que la va llevando a otro tipo de lugares e incluso a otro tipo de personas, porque resulta que la gente que se va encontrando en el camino es muy diferente a como se la había imaginado. Son como las interpretaciones que uno hace de los individuos, y que después resulta que no son como creíamos”.

Lo mismo sucede con los parientes cercanos. “Uno pensaría que la familia tendría que ser ideal, pero en el fondo resulta que es un tipo de convivencia más compleja. En el interior de la familia cada quien trae su propio infierno y nadie sabe qué hacer con él”, comenta Camacho, quien ha colaborado en revistas como Generación, Replicante y La Tempestad.

Respecto a la ciudad de México, donde ubica el relato, explica: “¡Yo soy chilanga cien por ciento y me encanta! Desde que era muy niña mi padre me llevaba a La Lagunilla, a Tepito y a Xochimilco. Después, en la adolescencia, me gustaba mucho andar de vaga por el centro. Así que era inevitable que la ciudad apareciera como un personaje más de la novela.

“Tal vez hay un poco de romanticismo en esto. Porque la verdad es que a veces regreso a casa despotricando de todo lo que veo. Me encanta caminar el centro, pero es cierto que cada vez me enojo más. Salir a la calle se ha vuelto un acto de resistencia. A veces yo misma tengo mis fantasías catastróficas, así que cuando camino por la Merced lo hago con mucha precaución; diría incluso que se ha vuelto un martirio”.

No obstante, aclara, esto no es exclusivo del centro. “En la Condesa los parques también están hechos una mierda y hay basura por todos lados, sin contar con que el lugar tiene una personalidad muy falsa”.

Respecto a sus influencias literarias, no duda en poner en primer término a Jorge Ibargüengoitia, seguido de Carlos Fuentes y José Emilio Pacheco.

Entre los extranjeros es fiel a las palabras de Edgar Allan Poe, Horacio Quiroga, Lobo Antunes y Cormac McCarthy.

Sobre la narradora

Nació en la ciudad de México, en 1974; es editora y ex bailarina de danza contemporánea, disciplina que abandonó tras un largo periodo de actividad.

Ha sido colaboradora en diferentes revistas de circulación nacional, como La Tempestad, Replicante y Generación.
Ha sido becaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca)

Obtuvo mención honorífica en el Premio Juan Rulfo de primera novela 2007

 
 
 

Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

 
fecha 14 de septiembre de 2010 00:41
ultima modificacion Ultima modificación: 21:45
autor Por: Juan Carlos Aguilar
 
 
Todo sobre este tema
 
 
Convierte al DF en personaje literario

Foto Especial

 
 
 
 
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones