Diario La Razón
Lunes 24 de Julio | 5:37 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Lo invitan, tienen sexo y lo acusan

Anna le ofreció a Assange su casa en Suecia, en agosto. Tuvieron sexo y se rompió el condón. Con Sofía pasó igual, pero el encuentro fue sin protección. Eso se convirtió en la extraña acusación por la que ayer el creador de Wikileaks se entregó

 

Julian Assange está en riesgo de concluir antes de tiempo su épica batalla con Wikileaks porque aquella noche, en Estocolmo, Anna Ardin, quien le había prestado su departamento para dormir llegó anticipadamente y después de una plática decidieron dormir juntos. Tuvieron sexo y el preservativo se rompió.

Como una trama de telenovela, cuidadosamente llevada, aquellos hechos fueron desencadenando la situación por la que ayer el hombre más popular y buscado por el Pentágono quedó preso en la cárcel de Wandsworth, en Gran Bretaña.

Aquella noche del 11 de agosto, Assange había llegado a Suecia invitado por el movimiento de centro izquierda Brotherhood, para hablar en un seminario sobre la guerra y el rol de los medios.

Antes de viajar, había contactado con la propia Anna, una militante feminista, quien le dijo que iba a estar fuera de la ciudad, que se quedara en su apartamento.

Sin embargo, tras su llegada Assange se encontró con que Anna había regresado antes de lo previsto. Fueron a cenar juntos. Entrada la madrugada, se entregaron a la pasión, sin saber que lo que ocurriría instantes después lo llevaría a ser buscado por la Interpol: el condón que usaba se rompió.

Al día siguiente, el fundador de Wikileaks brindó el seminario por el cual había llegado a Estocolmo. En la primera fila del auditorio, había una joven de 20 años, Sofía Wilden, quien después de la conferencia se acercó al australiano y se presentó. Sofía sería la segunda acusadora de Assange.

Esta última llevó a la ciudad de Enkoping al conferencista, quien ya era famoso porque había dado los golpes con Wikileaks al revelar los secretos de las guerras de Irak y Afganistán. Ese día Sofía llevaba coleta de colegiala, suéter rosa y sus lentes. Tuvieron sexo una vez. Assange usó preservativo. Durmieron juntos y a la mañana siguiente volvieron a mantener relaciones, esta vez sin protección.

La ventura sexual fugaz no lo era y el asunto del uso del condón en esas relaciones se convirtió en el eje en torno al cual meses después giraría la vida de Assange.

El 20 de agosto, ambas mujeres se presentaron ante la policía sueca para denunciar por delitos sexuales al creador de la famosa página de filtraciones, que puso en jaque a la diplomacia de EU.

Sofía iba a ser la denunciante, pero Anna Ardin se presentó como militante feminista para aconsejarla y también brindó testimonio de su encuentro sexual -con un preservativo roto- con Assange.

Ante la Justicia, la primera declaró que Assange se negó a usar preservativo, acción que es penalizada por la ley sueca, y afirmó que estaba enojada por esa situación y Anna que el condón se había roto, acción que se conoce como “sexo sorpresa”.

La oficial que les tomó declaración concluyó que Sofía había sido violada por Assange y que Anna había sido víctima de acoso sexual.

En el expediente, sin embargo, no se integró evidencia de violación. Ese mismo día, se emitió la primera orden de captura contra el activista; sin embargo, un día después un fiscal en jefe revocó la decisión y redujo el caso a un delito menor.

Fue el 18 de noviembre cuando la fiscal superior, Marianne Ny, reabrió la investigación por violación y pidió una nueva orden de prisión preventiva que a la postre se convirtió en una orden internacional de captura (ficha roja) de la Interpol.

James D. Catlin, un abogado que representó recientemente a Assange, afirmó que tanto Ardin como Wilden en su momento enviaron mensajes mensajes de texto y tweets en los que alardeaban de sus conquistas después de las supuestas “violaciones”.

Ardin, por ejemplo, aseguró a sus seguidores en Twitter que él (Assange) era “una de las personas más simpáticas e inteligentes del mundo, es increíble!”.

Ayer, una búsqueda de los medios de comunicación para conocer sobre la vida de las demandantes, arrojó que Anne Ardin, nacida en Cuba “parece tener vínculos con grupos financiados por Estados Unidos contra Fidel Castro y por grupos anticomunistas” y trabajó a favor de Las Damas de Blanco, por lo fue deportada en 2004.

El portal de noticias Prensa Latina la vincula con el terrorista Carlos Alberto Montaner. Mientras el diario El Mundo señala, basado en sus fuentes, que “Ardin es una agente de la CIA, de origen cubano”, que "trabaja para órganos de prensa subvencionados por la oposición de Miami”.

Los cargos

»No haber llamado por teléfono a la joven (Sofía) al día siguiente de haber dormido con ella.

»Haberle pedido que le pagara un boleto de autobús.

»Haber practicado sexo sin condón

»Haber tenido dos encuentros amorosos en una misma semana con cada una de ellas.

Nuevas revelaciones

Amenazas de Libia

El líder libio Muamar el Gadafi amenazó en 2008 a Reino Unido con consecuencias “horribles” si no autorizaba el traslado a Libia del terrorista Abdel Basset al Megrahi, que sufría un cáncer de próstata incurable. Asimismo, la diplomacia británica admitió ante sus colegas estadounidenses que “oponerse al traslado de Megrahi habría tenido efectos desastrosos para los intereses británicos en Libia”. Megrahi había sido condenado en 2001 a 27 años de cárcel por hacer explotar el 21 de diciembre de 1988 un Boeing 747 de Pan Am sobre el cielo de Lockerbie, al sur de Escocia, un atentado en el que murieron 243 pasajeros, 16 tripulantes y otras 11 personas alcanzadas en tierra por los restos del avión.

EU bloquea nombramiento

Estados Unidos llevó a cabo maniobras diplomáticas entre bastidores para impedir el nombramiento del científico iraní Mostafa Jafari para una posición clave en el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), según un cable filtrado a Wikileaks. Siguiendo instrucciones de la entonces secretaria de Estado Condolezza Rice, la delegación estadounidense ante el PICC estaba “trabajando activamente” para impedir la elección de Jafari. Otros cables revelan que EU trabajó discretamente para impedir el suministro de armas iraníes y sirias al movimiento palestino Hamas y al Hizbulá libanés.

Conexión Irán-Ecuador.

Estados Unidos estuvo muy interesado en saber qué papel jugaba el Ecuador en las conexiones que el gobierno islámico de Irán trataba de articular en América Latina. En el cable 09STATE6423 del 23 de enero del 2009, el Departamento de Estado pide a sus funcionarios recoger información que permitan aclarar algunas pistas sobre los intereses de Irán en la región. “Otros gobiernos populistas como Bolivia, Ecuador y Nicaragua también han buscado crear relaciones políticas y económicas más cercanas con Irán”. El Departamento de Estado pide a sus funcionarios investigar temas relacionados con Irán y AL.

 
 
 

Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

 
fecha 8 de diciembre de 2010 01:19
ultima modificacion Ultima modificación: 20:45
autor Por: Redacción La Razón
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
 
Lo invitan, tienen sexo y lo acusan

Especial

 
 
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Correa ratifica refugio a Julian Assange 22:17
Notas Relacionadas Denuncia Garzón “trato inhumano” a soldado ligado a Wikileaks 14:25
Notas Relacionadas Cita Scotland Yard a Julian Assange a comparecer 13:10
Notas Relacionadas Decide hoy Ecuador si brinda asilo a Julian Assange 12:58
Notas Relacionadas Assange permanecerá largo tiempo en Embajada de Ecuador 18:35
 
 
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones