Diario La Razón
Miércoles 26 de Abril | 6:25 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Salvador Camarena Salvador Camarena
 
Salvador Camarena
 
Carta a Bryce Echenique

Salvador Camarena

 

El día de ayer el diario El País ha publicado declaraciones suyas. El reportero Winston Manrique le preguntó sobre “quienes lo critican por el premio FIL”. “¡Que se jodan!”, fue su respuesta. La verdad es que sus palabras no podrían ser más precisas, pero están mal dirigidas.

Precisión porque reflejan lo que siempre quedó claro: si se eleva de categoría a un granuja, éste, tarde o temprano, pagará a quienes lo honraron con una majadería. Porque su “que se jodan”, señor Bryce, no injuria a ninguno de aquellos que en uso del libre derecho de opinar cuestionaron que el jurado y la Feria Internacional del Libro de Guadalajara entregaran el premio a un plagiario. Esos están fuera de su alcance. Los críticos estaban listos para debatir con alguien de altura, usted no quiso ser alguien de esa calidad. Sus declaraciones, en cambio, son un salivazo en contra de personas e instituciones que, sinceramente y a pesar de haberse equivocado al premiarlo, tampoco merecen su grosería.

Déjeme decirle que su “¡que se jodan!” lastima a la varias veces centenaria Universidad de Guadalajara. Médicos y enfermeras de esa casa de estudios administran el Hospital Civil, donde en los últimos 4 años han salvado dos veces la vida a mi padre, tan solo uno de los cientos de miles de jaliscienses que acuden anualmente a ese nosocomio-escuela de la UdeG. Integrada por una comunidad de 300 mil personas, la Universidad de Guadalajara es el ámbito académico para la clase trabajadora de Jalisco y un espacio para la excelencia en la investigación y la cultura, del que la FIL es tan solo una parte.

Su “¡que se jodan!” no cabe en la FIL, esfuerzo de cientos de personas que cada año y desde hace un cuarto de siglo, organizan la fiesta de los libros más importante de Iberoamérica. Usted quizá no ha reparado en ello, pero esta feria sí se asume mucho más que mexicana. Vea, de los 21 premios FIL sólo 7 han sido para mexicanos. Alguno de los premiados gustó más que otros, qué duda cabe, pero ninguno había disgustado ni remotamente como el de este año. Y usted, que ha asistido a varias FIL, pudo ya ser testigo del cariño con que se aplaude a un premiado en la ceremonia de apertura. Qué pena que nunca podrá platicar eso en primera persona sobre usted mismo. Antes que agradecer a la FIL, que a pesar de todo le mantuvo su premio, usted prefirió una altanera expresión. Qué gran autorretrato en ausencia del hoy imposible discurso de agradecimiento.

Si estuviera en condiciones de pedirle algo, Alfredo, le solicitaría que retirara parte de sus palabras del pasado septiembre, cuando vía telefónica habló con la prensa reunida en Guadalajara tras el anuncio de que el premio FIL era para usted. Ese día declaró: “México es un lugar que yo quiero, adoro. He pasado ahí los mejores momentos de mi vida. Quiero decir que fui gran amigo de Paco Ignacio Taibo I. (…) México ha sido un lugar en el que siempre la pasé muy bien. Sé disfrutar. Creo que los amigos que tengo en México son de lo mejor. Han escrito sobre mí con cariño y seriedad. Sólo puedo estar agradecido”. A lo mejor estaría bien que corrija sus declaraciones para actualizarlas con el espíritu que late en su “¡que se jodan!”, a lo mejor quiere agregar que tan bien la pasa en México que es capaz de mandar a “que se jodan” a los mexicanos que le critican.

Finalmente, este “¡que se jodan!” será el nuevo plato de difícil digestión para un jurado que batalló lo indecible para justificar la necedad de premiarle a pesar del escándalo internacional por los plagios. Y creo que ni ellos, fíjese, se merecen su grosería.

Alfredo, creo que nadie sino usted era el indicado para dar el cerrojazo a todo este estéril escándalo. Pero una vez más se equivocó. La frase es exacta, el autogol monumental y sus víctimas pagan el haber confiado en usted, un escritor que ya antes había defraudado a varios de sus colegas y de sus lectores.

salvador.camarena@razon.mx
Twitter:
@salcamarena




 
 
 
 
fecha 7 de noviembre de 2012 02:35
ultima modificacion Ultima modificación: 22:03
autor Por: Salvador Camarena
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas No es el público, son nuestros medios 01:14
Notas Relacionadas EPN se da un tiro en el pie en Michoacán 01:52
Notas Relacionadas Preciado, el líder sin tamaño 01:35
Notas Relacionadas Michoacán, el límite de la paciencia 02:24
Notas Relacionadas EPN: saldos del 2014 02:31