Director General: Rubén Cortés Fernández
Diario La Razón
Búsqueda avanzada »
Viernes 31 de Octubre | 03:09 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
Rubén Cortés Rubén Cortés
 
Rubén Cortés
 
AMLO: la pastoral de la hipocresía

Rubén Cortés

 

Todo fluye, todo cambia: viendo la vida con la filosofía de Heráclito, es natural que antes Mario di Costanzo fuese “secretario de Hacienda” del gobierno “legítimo” del “izquierdista” AMLO y, ahora, aceptase un puesto en el gobierno constitucional del priista Enrique Peña.

Pero por muy filosóficos que nos pongamos, su actitud es acomodaticia, arribista y convenenciera: apenas el 6 de junio pasado, durante la campaña presidencial, explicó el plan de austeridad con el que AMLO salvaría el país porque era mejor que el de Peña.

Sin embargo, su postura no es menos acomodaticia, arribista y convenenciera que la de ex priistas pasados al bando de AMLO cuando perdieron prebendas y pudieron seguir viviendo del presupuesto gracias a éste:

—El empresario Alfonso Romo, quien se benefició del rescate bancario priista acuñado como Fobaproa, considerado por AMLO como “el fraude más grande de la historia después de La Conquista” en beneficio “de los poderosos que manejan los hilos financieros de México”.

—El ex secretario de Gobernación priista Manuel Bartlett, acusado por la izquierda que representó el 1 de julio, como autor de la “caída del sistema” en 1988 que “arrebató” el triunfo a Cuauhtémoc Cárdenas.

—Dante Delgado, gobernador priista de Veracruz (1988- 1992), secretario nacional de Organización del PRI y Procurador Agrario priista (1994-95).

—Porfirio Muñoz Ledo, dirigente del PRI en 1968, cuando aprobó el informe del presidente Díaz Ordaz sobre la matanza de Tlatelolco, y presidente del partido en el gobierno de Luis Echeverría, presunto autor intelectual de la masacre.

Una pastoral de la hipocresía que, junto con el lavadero de las redes sociales que apoya a AMLO, ahora considera a di Costanzo “traidor”, “vendido”, “prostituta”, “corrupto”, como antes azuzó a activistas para que incendiaran la capital el 1 de diciembre para luego dejarlos solos.

Por ejemplo, el miembro de Morena, Paco Ignacio Taibo II, divulgó ese día en Twiter: “Somos #CiudadaniaEnRebeldia Todos a la calle. VAMOS A SER SU PEOR PESADILLA #MéxicoNoTienePresidente”.

Pero cuando el usuario @namikeane le escribió: “@Taibo2 si pero no mamen no destruyan la ciudad, no sean cabrones”, el combativo @Taibo2 se lavó las manos: “@namikeane Diselos a ellos yo estaba en el Ángel”.

Entre quienes fueron “la peor pesadilla” anunciada por Taibo, estuvo Juan Francisco Quinquedal, de 67 años, y que recibió un golpe en la cabeza con masa encefálica expuesta y permaneció desde ese día en la Cruz Roja de Polanco hasta que esta semana fue trasladado al Hospital Siglo XXI.

La familia de Quinquedal ha tenido que correr con los gastos hospitalarios, altamente costosos porque el activista lleva 39 días en terapia intensiva. Gastos que Taibo no pagó: él sólo soliviantó al pobre Quinquedal.

Esa, esa es la pastoral de la hipocresía de AMLO.

ruben.cortes@razon.com.mx
Twitter:
@ruben_cortes




 
 
fecha 13 de enero de 2013 00:15
ultima modificacion Ultima modificación: 00:01
autor Por: Rubén Cortés
 
Versión imprimir
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas El góber coqueto 02:15
Notas Relacionadas Un Presidente tocado por el horror 02:39
Notas Relacionadas ¿Es importante la foto de AMLO con Abarca? 02:40
Notas Relacionadas Radicales del IPN y su nieve de limón 01:03
Notas Relacionadas El socialismo se eterniza con el ojo sobre México 01:02