Diario La Razón
Miércoles 26 de Julio | 9:38 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Rubén Cortés Rubén Cortés
 
Rubén Cortés
 
El ombudsman les dice lo que quieren oír

Rubén Cortés

 

Lo que menos necesita el México convulso de hoy es un ombudsman empeñado en quedar bien con sus declaraciones, diciendo lo que quieren escuchar los grupos que hacen de la corrección política una manera de vivir.

Luis Raúl González Pérez llamó ayer al gobierno federal a acatar las recomendaciones de la ONU sobre tortura porque “México se inscribió en el concierto internacional de los derechos humanos y ahora debe honrar el compromiso”.

El ombudsman se refirió a la conclusión del Relator Especial sobre la tortura de Naciones Unidas, Juan Méndez, acerca de que en México la tortura es “generalizada”, porque encontró 14 casos de los cuales no pudo probar ni uno.

Si aun así el ombudsman cree que la tortura es generalizada, debería de estar cumpliendo ya su obligación con quienes pagan su salario (los ciudadanos mexicanos a través de sus impuestos), aportando información precisa y contundente sobre el tema.

Pero lo que está haciendo es sumarse a los dichos de un Relator que no es la primera vez que desvirtúa información en el nombre de la ONU, sólo para congraciarse con organizaciones no gubernamentales que se la pasan chupando de todos los presupuestos que pueden.

Como ahora con México, hace poco le complicó el entramado diplomático a Naciones Unidas con Australia, al afirmar que viola, con sus políticas de asilo, la Convención contra la tortura y otros tratos o penas inhumanas, crueles o degradantes.

Sin embargo, Australia ha detenido el flujo incontrolado de embarcaciones con inmigrantes, lo cual frenó las muertes de éstos en alta mar, y aumentó las cuotas de recepción de refugiados y la liberación de menores detenidos y otorgó más visados de trabajo con seguridad social y de sanidad.

Con México también mintió: en su reciente informe acusó que cientos de niños habían sufrido un trato brutal en una estación migratoria y se negó a ofrecer los detalles al gobierno federal que, de todos modos, acudió a la instalación y no encontró elementos que sostuvieran el informe de Méndez.

En este contexto, a nuestro ombudsman lo está cegando su interés en hablar para que lo escuchen y olvida que en todo caso las recomendaciones de Méndez también son para él, pues la CNDH es parte del Estado mexicano al que el Relator hizo recomendaciones.

Porque entre las facultades del ombudsman se halla, por ejemplo, proponer e instrumentar reformas legislativas en materia de políticas públicas para mejorar los derechos humanos. Tendría que empezar por hacerlas, ¿no?

González no debe repetir dichos. El hecho de que Méndez sea de la ONU no lo hace infalible ni que carezca de intereses políticos personales.

Tiene que encontrar un estilo propio como ombudsman. Para empezar, debe ir siendo propositivo.

ruben.cortes@razon.com.mx
Twitter:
@ruben_cortes




 
 
 
 
fecha 8 de abril de 2015 01:45
ultima modificacion Ultima modificación: 01:29
autor Por: Rubén Cortés
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Dictaduras Cuba&Venezuela: jaulas mejores que otras jaulas 00:42
Notas Relacionadas Sheinbaum no quiere deberla al dedo divino 01:03
Notas Relacionadas Cobraron 78.8 millones por evitar el socavón y… 01:13
Notas Relacionadas El socavón es más profundo… muchísimo más 00:50
Notas Relacionadas La coherencia de René Bejarano 00:59