Diario La Razón
Domingo 20 de Agosto | 11:23 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Rodolfo Higareda Rodolfo Higareda
 
Rodolfo Higareda
 
La Cosa Nostra

Rodolfo Higareda

 

Pues resulta que hay por ahí una persona que está luchando prácticamente sola contra los de la mafia en el poder. Cuesta arriba se ve esa batalla, porque la fuerza y el dinero que tienen son considerables; además de que pocos le ayudan a enfrentarla con seriedad. Pura cortina de humo y simulación absoluta, ésa es la táctica que usan para intentar ganar, a la mala, la presidencia en el 2018.

La historia del jefe de ese oscuro partido político debemos difundirla porque están engañando a la gente y maiceando a la prensa para que no se sepa. De hecho, es probable que esta columna la intenten desaparecer de las redes sociales, así que compártanla antes de que eso suceda.

Resulta que todo comenzó cuando el mafioso mayor falseó su documentación personal a fin de poder ser elegible para gobernar un estado que no era el suyo. Las leyes en esa época requerían un tiempo mínimo de residencia previa para postularse, pero a través de medidas gansteriles dobló a las autoridades, para que se hicieran de la vista gorda (seguro las compró, porque siempre la autoridad electoral está coludida con los poderosos).

Habiendo ganado la gubernatura con escaso margen, se rodeó de personas que a la postre serían señaladas por la justicia. A su secretario particular lo hizo diputado y líder del Congreso, con la encomienda de extorsionar a empresarios y cobrar los moches de contratos de obra pública. Así se hicieron de una incuantificable fortuna (similar a la de Duarte y compañía).

Descarado y cínico, en el último tramo de su gobierno hizo obras públicas de dudosa calidad, pero a costos estratosféricos, de suerte que los sobreprecios fueron a parar a su bolsillo (pero además clasificaron la información como confidencial). A la contralora de su gobierno la hizo diputada y a la hija de ésta también, para tener las espaldas a buen resguardo.

Con esto logró asegurar a generaciones de sus familiares, y además se lanzó a la aventura de buscar, nada más y nada menos, que la presidencia de la república. Pero, mañoso como pocos, gritó fraude e hizo un verdadero escándalo de su derrota electoral. Quien lo relevó en el puesto se encargó de cuidarlo y juntos robaron hasta que se cansaron (incluso les alcanzó para formar un nuevo partido).

Se cuidaron entre ellos, por eso impunemente crearon empresas fantasma tipo Coahuila, y el dinero fluyó a carretadas. El sustituto resultó ser un auténtico pájaro de cuenta, que con una sola obra se birló millones de pesos (y hoy vive en Francia protegido obviamente por esa Cosa Nostra mexicana).

Uno de los muchos candidatos que impuso a dedo resultó estar ligado con el narco y mandó a matar a unos estudiantes, creo que fueron 43. Y el gobernador de ese estado, a quien también impuso, saqueó las arcas públicas y luego renunció (pero la mafia también lo protege y vive tranquilamente en Acapulco). ¡Debemos detenerlos y detenerlos ya!

Twitter: @RudyCoen




 
 
 
 
fecha 21 de abril de 2017 02:00
ultima modificacion Ultima modificación: 21:39
autor Por: Rodolfo Higareda
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Sheinbaum: regresión y opacidad 07:14
Notas Relacionadas Azul ministro 00:55
Notas Relacionadas La vida te da sorpresas 01:14
Notas Relacionadas La iguana que masca 01:52
Notas Relacionadas Llaves, candados e ilusiones 00:06