Director General: Rubén Cortés Fernández
Diario La Razón
Búsqueda avanzada »
Martes 21 de Octubre | 10:08 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
Bibiana Belsasso Bibiana Belsasso
 
Bibiana Belsasso
 
La fiesta de los padrotes

Bibiana Belsasso

 

En Tenancingo, Tlaxcala, se dan dos grandes fiestas al año, pero estas fiestas tienen un fin específico: reunir a los padrotes más influyentes del país. Durante estos festejos, que llegan a durar hasta cuatro días, se buscan nuevas víctimas que se puedan explotar y prostituir, así como ampliar sus redes con otros padrotes para poder moverlas a distintas partes.

Ésta es una cara más de la impunidad que existe en la trata de personas. Los padrotes acuden a los festejos, pero sólo llevan a las mujeres que ya tienen dominadas y que se han transformado de víctimas a victimarias. Las que a su vez buscan nuevas niñitas para incorporarlas en la red de tráfico. A ellas las llaman “princesas” y son las encargadas de atender y cuidar a “sus hombres”.

Las otras chicas, las que llevan menos tiempo en este ambiente, permanecen encerradas en una casa de seguridad con suficiente agua y poca comida.

Son amenazadas con que si intentan escapar lastimarán a toda su familia.

Pero no sólo las fiestas son el escenario para captar a víctimas para la trata de personas. Según la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, en los últimos años las bandas de tratantes de personas utilizan como nueva forma de reclutamiento las páginas de Internet y las redes sociales.

Existen más de 250 portales en el mundo que comercializan con menores de edad y con mujeres.

Los padrotes de Tenancingo, alias los Charros de Tenancingo, utilizan el portal www.tlaxcala.tlax.com para poderse comunicar entre sí y poder reclutar a menores de edad para mandarlas a toda la república mexicana y de ahí introducirlas a Estados Unidos. Incluso hay varios textos de hombres de Tenancingo que viven en Nueva York y que quieren operar como padrotes. Muchos mensajes tienen contenido agresivo, otros buscan la oportunidad de convertirse en regenteadores de mujeres.

Algunos dicen: “Que tranza compadres, mi único pecado fue no haber nacido en Tenancingo, pero soy la verga y muévanse porque la cosecha de mujeres nunca se acaba”.

Tlaxcala se ha convertido en el paraíso de la trata de personas. Las autoridades han identificado focos rojos en Chiautempan, Acumanala, Tenancingo, Papalo-tla, Axocomanitla, San Pablo Monte, Apizaco Contla y Zacatelco.

Rosi Orozco, presidenta de la Comisión Especial de Lucha contra la Trata de Personas en la Cámara de Diputados, asegura que estas fiestas se han venido dando desde hace muchos años y que las autoridades ya las están investigando. Según la diputada la trata de personas genera ganancias anuales por 32 mil 500 millones de dólares y es el tercer negocio ilícito más redituable después de las drogas y el tráfico de armas. Lo más grave es que sólo se logra rescatar a una de cada 10 víctimas que están en manos de estos criminales.

Si las autoridades conocen de estas prácticas y dicen querer combatir la Trata de Personas, ¿por qué no se han dado una vuelta por estas fiestas? ¿Por qué no realizar algún operativo? Son dos las posibles respuestas: negligencia o corrupción.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter:@TodoPersonal




 
 
fecha 3 de octubre de 2011 01:57
ultima modificacion Ultima modificación: 20:28
autor Por: Bibiana Belsasso
 
Versión imprimir
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas ADN de cuerpos calcinados 00:51
Notas Relacionadas Que siempre no 00:58
Notas Relacionadas El avión presidencial 00:05
Notas Relacionadas Vacuna contra el ébola 00:54
Notas Relacionadas “Ahí se ven”: El Benjamón 01:19