200 años ¡sigue vivo!

Frankenstein es una novela más admirada que leída. El ícono que el cine creó resulta tan familiar que constituye una ofensa para un símbolo que pretende ser siniestro. Como sucede con The Lost Paradise de John Milton, donde la figura más atractiva no es la de Adán sino la de Satanás, debido a su calidad de ángel caído, la criatura creada por Víctor Frankenstein no sólo lo despoja de sus seres y valores más queridos, sino, con el paso del tiempo, se ha adueñado de su nombre. Frankenstein evoca de inmediato no al científico, sino al monstruo. Metafóricamente, la palabra Frankenstein denomina un ente fuera de la normalidad o se aplica a una estructura formada por elementos disímiles. págs. III y IV

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Un ser a imagen y semejanza

Frankenstein es una novela más admirada que leída. El ícono que el cine creó resulta tan familiar que constituye una ofensa para un símbolo que pretende ser siniestro. Como sucede con The Lost Paradise de John Milton, donde la figura más atractiva no es la de Adán sino la de Satanás, debido a su calidad de ángel caído, la criatura creada por Víctor Frankenstein no sólo lo despoja de sus seres y valores más queridos, sino, con el paso del tiempo, se ha adueñado de su nombre. Frankenstein evoca de inmediato no al científico, sino al monstruo. Metafóricamente, la palabra Frankenstein denomina un ente fuera de la normalidad o se aplica a una estructura formada por elementos disímiles. págs. III y IV

Nace un monstruo y un género literario

Hijo de la revolución industrial en una sociedad que peleaba con el vapor y el gas; Shelley crea una alegoría de la perversión que podía traer el desarrollo tecnológico de la época

De Shelley a Le Guin; las autoras

Algunas escritoras publicaban con seudónimo masculino; su auge vino con el movimiento feminista

“Cuestiona los límites de lo humano”

Novela gótica o incipiente ciencia ficción, híbrido entre el pasado y el desarrollo científico, Frankenstein o el moderno Prometeo, plantea los límites del conocimiento, un diálogo con nuestro mundo y la naturaleza humana, asegura en entrevista el escritor Alberto Chimal.
Compartir