2018. El resto del Presidente

QUEBRADERO

De aquí a que termine el período de registro de las 3 mil 416 candidaturas a diferentes cargos de elección popular, el gobierno del Presidente Peña Nieto se la va a pasar en los reacomodos.

Los cambios van desde aspiraciones personales hasta que el Ejecutivo busque colocar en el Legislativo y otras áreas a su gente, es un asunto que pasa por el ejercicio de la política y también para que lo cuiden.

El problema para el Presidente es cómo mover sus piezas, a quién colocar y en dónde, porque su último año va a estar rigurosamente vigilado. Si el Presidente quiere cerrar el sexenio concluyendo proyectos y reformas, no puede hacer parches que le salgan caros y que le traigan consecuencias impredecibles.

El Presidente trae el reloj en su contra desde hace tiempo. Da la impresión que algunos temas delicados no los ve, ya le dieron la vuelta o los supone resueltos. Pueden regresar el año que viene en medio de la voragine de las campañas, o pueden aparecer ya que Peña Nieto haya dejado la Presidencia.

No se puede descartar que la persecución legal que en varios lugares del mundo se ha hecho de expresidentes, particularmente en América Latina, pueda presentarse en nuestro país.

El Presidente va a estar rigurosamente observado en las campañas, va a ser tema central de ellas. El reacomodo de ayer intenta, además de tener a alguien muy suyo en la campaña, blindarlo. Aurelio Nuño es realmente cercano al mandatario, en la ceremonia de ayer quedó claro.

Si Nuño termina como jefe de campaña de José Antonio Meade la comunicación con el Ejecutivo se fortalecerá, y con aquello de que se dice y alienta de que si algo sabe hacer el Presidente son elecciones, Nuño llega al lugar preciso en el momento preciso para las intenciones presidenciales.

El problema para Peña Nieto es que está cambiando funcionarios que le han sido útiles.
Aurelio Nuño hizo un trabajo compacto y efectivo con la Reforma Educativa. José Antonio González realizó lo propio enel IMSS y luego en Pemex; hoy está en Hacienda, obligado por las circunstancias. Mikel Arreola dirige el IMSS, pero está por irse, quiere ser Jefe de Gobierno de la CDMX.

Los reacomodos seguirán siendo inevitables. El problema para el Presidente es que está muy observado y expuesto, como en pocas ocasiones, al final de un sexenio.

La apuesta de Peña Nieto es ganar sí o sí. Muy pronto sabremos cómo toma distancia Meade de él, no le queda de otra, y muy pronto sabremos también que si algo no quiere por ningún motivo el mandatario es perder la elección, y para ello va a lanzar su precario resto pensando en el Edomex.

RESQUICIOS.

Así nos lo dijeron ayer.

LEY DE SEGURIDAD INTERIOR.

• A la ley le falta un marco que le dé contenido. Es importante revisar la crítica que le hizo la CNDH. Estoy a favor de que se regule la acción de las Fuerzas Armadas, pero no de la manera en que lo han hecho.

• No se sabe cómo llegaron al documento final, parece que el PRI y sus aliados, incluyendo a algunos panistas, recibieron la orden de Los Pinos para apoyarlo. Es una ley parcial, incorrecta y quizá anticonstitucional.

• El gobierno está haciendo todo lo que puede para tener una elección de Estado y quizá por ello la ley se diseño en algunos de sus artículos pensando que va a ganar.
SERGIO AGUAYO. COLMEX.

• Hay elementos importantes en la ley, como es la defensa del Estado de derecho. Uno de los puntos críticos es que no se alcanza a apreciar que se lleve a efecto una coordinación entre los 3 órdenes de gobierno.

• Me gusta porque faculta la acción de las Fuerzas Armadas. La ley todavía no ha sido aprobada, es un documento corto, 14 páginas, 34 artículos, lo que me parece positivo. No se ve que se vaya a dar marcha atrás. No se ve por dónde se puedan violar los derechos humanos. Es importante que todos, particularmente los críticos, revisen y entiendan lo que pretende la ley.

BERNARDINO ESPARZA. Académico U. LA SALLE.

Javier Solórzano Zinser
Javier Solórzano Zinser

Latest posts by Javier Solórzano Zinser (see all)