300 bailarinas “zapatean” en el Ángel de la Independencia

Alumnos, maestros y amigos de la Academia Triana de danza española celebran 30 años en México; ejecutan flashmob en el Ángel de la Independencia

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
La Academia Triana celebra 30 años de expandir la danza española en México (Foto: Alejandro Galindo)

Nada mejor que una mañanita dorada para bailar. Al Ángel ya no le sorprende verse rodeado de ciclistas y corredores que le ayudan a descansar del ejército de escapes humeantes o el paso de marchantes inconformes con la autoridad. Hoy es diferente, al menos unas 300 personas le recuerdan para qué fue hecho, la razón de la libertad, de la Independencia y de la construcción de una nación, este es el motivo por el que tantos tacones de danza española golpean su base.

Por sevillanas, un grupo de niñas, jóvenes, adultos y adultos mayores mostraban sus mejores pasos de baile, algunas más expertas que otras, pero todas alegres entusiastas de la cultura española.

Cientos de aficionados llegaron al Paseo de la Reforma alrededor de las 11 de la mañana para ejecutar el llamado flashmob —que en su traducción literal al español significa multitud relámpago– convocados por Triana, que, como el nombre de aquel barrio andaluz, da título a la academia de danza española que hoy quiere celebrar sus tres décadas en México con este destello de baile.

La fundadora, Mary Carmen Valdés, cuenta que hace más de un mes, la Academia Triana subió a Internet las pautas de una coreografía de flamenco con la consigna de llamar a bailaores y al público mexicano interesado en ir a zapatearle al Ángel.

“Llevamos 30 años de dar clases en México, hoy que festejamos este cumpleaños y que estamos muy cerca del Día de la Raza, queremos agradecerle a este país por darnos la oportunidad de enseñar nuestras raíces, nuestros sabores, nuestros quereres (…).

“El Ángel representa la Independencia de México de los españoles y hoy nos abraza, nos quiere y venimos a agradecerle”

Mary Carmen Valdés
Bailarina fundadora de la Academia Triana

Las manecillas del Reloj ya se juntan para marcar el mediodía, el astro rey se posa en cenit justo sobre el monumento bañado en oro, como si fuera parte del espectáculo, y las primeras palmadas suenan con la música de ‘La Triana’. Para el flamenco no hay fronteras ni océanos que le impidan contagiar su magia.

En este punto de la Ciudad de México son contadas las damas que lucen el atuendo típico, a los más les basta con la flor colorada en el cabello para transformarse en flamenquitas con jeans y tenis.

‘La Triana’ no deja de marcar el paso, termina y vuelve a comenzar, los ciclistas que llevan ruta no pueden continuar sin admirar la fiesta de la danza, hacen un alto, toman su celular y capturan el momento para continuar en su marcha deportiva.

Bailemos después del temblor

Marcela Peralta también celebra los 30 años de Triana, está orgullosa de ser parte de la Academia en la última mitad del periodo, dice que al bailar “te olvidas de todos los problemas” para unirte en el lenguaje de la danza con el mundo. “Creas una conexión muy bonita, el flamenco sale del corazón, sana…

“Dudamos en seguir adelante con celebrar en el Ángel por lo reciente del temblor y decidimos que por muchas razones debíamos seguir con el plan y enaltecer esa parte del ser humano”, cuenta Marcela, quien en su calidad de maestra de baile invita a los mexicanos a no temer más y salir a disfrutar de la calle.

Triana quiere predicar con el ejemplo y comunicar que su comunidad no está encerrada entre los muros de una academia, que con la tradición española son parte orgullosa de la mexicanidad.

“Tenemos ganas de expresarnos, no podemos negar que la danza española es parte de los mexicanos, tenemos esa herencia y nadie puede negarlo, aceptemos la combinación, rescatemos lo bonito de una cultura que hizo a la nuestra”

Marcela Peralta
Maestra de danza en Triana

El flashmob cumplió su cometido, 25 minutos de danza por sevillanas para honrar a México en uno de sus monumentos más representativos, “¡demuestren de qué están hechos hijos de puta!”, grita emocionada una veterana española que ha tenido la oportunidad de volver a su país a través del arte que se mueve y que se canta.

Lee más:

ag