• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Las ruinas están localizadas cerca de la ciudad de Nápoles. Foto: Especial
Las ruinas están localizadas cerca de la ciudad de Nápoles. Foto: Especial

Hace casi 450 años comenzaron las primeras excavaciones para desenterrar la ciudad de Pompeya y Herculano, ambas ciudades sepultadas por la lava del Vesubio el 24 de agosto del año 79 d.C. Sin embargo, sus cenizas mantienen como en formol los vestigios de las metrópolis romanas que hoy se integran en el paisaje de Nápoles.

Un nuevo proyecto financiado por la Unión Europea, con casi 112 millones de dólares, ha permitido encontrar nuevos objetos en la conocida Casa de Júpiter (Casa di Giove), en Pompeya.

En una primera excavación, se recuperaron algunas piezas que datan de los siglos XVIII y XIX, entre los objetos encontrados hay utensilios propios de la vida diaria en el marco de el Gran Proyecto Pompeya.

La casa o “domus”, que se cree que perteneció a un hombre culto y rico, está decorada con motivos del primer estilo pompeyano. A pocos metros de la Casa de Júpiter se encontró un cuadro mural perfectamente conservado. La pintura muestra una escena que recrea lo que podría ser un sacrificio en el bosque alrededor de un posible olivo. Estas construcciones quedaron sepultadas durante casi dos milenios tras la erupción del Vesubio, que arrasó también otras localidades cercanas.

Los nuevos descubrimientos se encuentran en el área de Regio V, y arqueólogos indagan en la actualidad, en busca de nuevas maravillas que se suceden de forma cotidiana,

Todo lo que se encuentra se conserva en un almacén, al lado de las excavaciones, para clasificar y analizar cada objeto en el laboratorio.

El mismo flujo piroclástico que cubrió entonces la ciudad y que terminó con la vida de sus habitantes, ha actuado todos estos años como el ‘formol’ perfecto para conservar los muros, pinturas, frescos y estructuras que han emergid mostrando un palacio de la época casi intacto: la Domus de Júpiter.

Gráfico: La Razón de México

Más allá de las nuevas sorpresas que van a deparar estas excavaciones, Pompeya fascina siempre desde el inicio de las excavaciones del 1748, porque desde entonces se abrió una «segunda vida» para la antigua ciudad romana.

Si bien las ruinas y la actual ciudad de Pompeya, entre las que se pueden contemplar la Villa de los Misterios, el Templo de Vespasiano, el Anfiteatro o el Santuario de la Virgen del Rosario, ya constituían un demandado punto turístico, el nuevo hallazgo ha agitado el interés por visitar la zona, junto a otros lugares históricos de Italia  como Herculano, Stabia y Oplontis.

En el sitio oficial de Pompeya se pueden consultar los horarios y los programas de visitas hasta el 31 de octubre.

Las ruinas y excavaciones permanecen abiertas desde las 9 de la mañana hasta las 19:30 horas, excepto los sábados y domingos, que se adelanta la hora de apertura a las 8.30 y se limita la entrada hasta las 18:00 horas.

Ahora, en el Parque Arqueológico de Pompeya, según explica su director, Massimo Osanna, se vive una auténtica revolución.

Compartir