• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Elementos del tricolor, ayer, en las instalaciones del centro de entrenamiento Novogorsk.

Brasil es la máxima favorita a quedarse con la Copa del Mundo; es también el combinado que más cetros tiene en sus vitrinas; sin embargo, el tricolor le ha jugado al tú por tú. Si algo tiene el representativo mexicano es que se crece ante las escuadras que son potencia, como ahora es el caso.

Previendo todos los posibles escenarios y eventualidades, ayer el centrocampista Andrés Guardado habló sobre el comportamiento del delantero de la Canarinha, Neymar, a quien calificó de exagerado y solicitó a los árbitros poner un alto a las actitudes.

“A Neymar le gusta mucho tirarse y exagerar las faltas. Es su estilo de juego, todos le conocemos. Ahora, con el VAR, los árbitros tienen que ponerle un alto”, manifestó el jugador tapatío.

Además, el ahora integrante del Real Betis habló de las variadas críticas que fueron arrojadas al combinado nacional tras la caída ante Suecia, en la tercera jornada de la primera fase. El Principito hizo menos dichos señalamientos.

“No sé si justo o injusto, lo dije después de la victoria ante Alemania. Un día somos los mejores y otro, los peores. Lo tomamos tal cual, no podemos cambiar la mentalidad del cómo se nos juzga a veces. Estamos tranquilos porque pasamos en el grupo más difícil del Mundial. No estamos contentos porque no acabamos líderes, porque lo teníamos en la mano, que sea justo o injusto no le doy importancia porque es más de lo mismo”, señaló.

Finalmente, Guardado expuso que, basándose en lo hecho contra Alemania y el buen proceder ante Corea del Sur, se le puede hacer partido a Brasil y de una vez por todas pasar al quinto partido que tanto se le ha negado.

“No se le había ganado a Alemania en un Mundial y lo conseguimos. Vamos a hacer lo posible por hacer historia, la estadística no juega. No se nos pasa por la cabeza que sea última oportunidad para nosotros, nos motiva el hecho, que sea Brasil, que podamos llegar al quinto partido. Nos motiva eso, que estamos en unos octavos, pasando un grupo muy difícil. Está en nuestras manos, en un gran escenario para que se dé más valor”, aseveró.

Por su parte, Gerardo Torrado, quien como jugador enfrentó a Brasil en la Copa Confederaciones, sabe que para salir avante en el próximo cotejo hay que proceder de forma perfecta.

“Nada es imposible, todo está dentro de ti. Veo a un equipo capaz de salir a jugar al tú por tú a cualquier selección. Se puede ganarle. Hay que sudar la playera, ser intensos e inteligentes”, recomendó el dirigente, quien también señaló que el tricolor ya sabe a qué jugar.

“Es una selección que tiene muy claros los objetivos, sabe cómo lo quiere hacer. Estoy convencido de que el lunes va a ser un buen resultado. De las derrotas es de donde se aprende mucho. Fue una buena llamada de atención, la caída ante Suecia, antes del juego más importante que hay. Se trabaja muy bien, se analizarán las fortalezas y debilidades de Brasil, creo que se puede ganar, van a llegar bien”, dijo El Borrego Torrado.

Ayer fue el día de descanso para los integrantes de la selección nacional y algunos jugadores aprovecharon para asistir, junto a sus familiares, a la Plaza Roja. Por la mañana entrenaron en las instalaciones del Dynamo, pero por la tarde, el estratega Juan Carlos Osorio determinó que los 23 seleccionados tuvieran un rato de esparcimiento.

Jesús Gallardo, junto a su padre y madre, asistió a la Catedral de San Basilio. Otro de los futbolistas que estuvieron en uno de los puntos icónicos de Rusia fue Andrés Guardado con su hijo Máximo y su esposa; mientras que Edson Álvarez y Raúl Jiménez y Javier Aquino también fueron vistos por los seguidores mexicanos por la misma zona.

El zaguero Carlos Salcedo decidió utilizar el metro de la ciudad, mientras la mayoría de sus compañeros tomó otras vías de entretenimiento que les permitieran distraerse, después de largos días de concentración y tensión para afrontar la primera fase del torneo.