AC/DC O Never Say Die

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

En el principio Dios creó los cielos y la Tierra. Y la Tierra estaba aburrida y vacía, como parque de diversiones abandonado. Y Dios dijo: hágase la electricidad. Y Dios vio que era buena para las estaciones de radio. Y luego produjo las guitarras eléctricas. Y después Dios dijo: produzca la Tierra cebada y lúpulo. Y creó la cerveza de barril. Luego dijo: que haya salas de conciertos para las bandas. Y enseguida Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Con un micrófono en la mano y una larga melena. Y de la costilla de un hombre creó a la mujer (para escribirle canciones). Y al final Dios creó al rocanrol. Todo en seis días. Como el Godínez que es. Y al séptimo día descansó. Vio un partido de futbol. Y se destapó una lager.

Al octavo día Dios creó a AC/DC. En Australia. Uno de los grandes regalos del creador, junto a Cocodrilo Dundee. Y vio Dios que la banda era buena (acabaría entrando al Salón de la Fama del Rock and Roll en 2003). Pero lo que no era bueno (o no lo suficientemente convincente), para los otros miembros de AC/DC era su primer cantante: Dave Evans. Que fue sustituido por Bon Scott. Sentando un precedente. AC/DC es la banda de los hermanos Young. Y Dave Evans tuvo que fundar su propio grupo, Rabbit. Desde sus orígenes AC/DC han demostrado que sus vidas están al servicio del hard rock. A partir de 1974, año que contrataron a Scott, han sufrido una cantidad de bajas en esa guerra llamada rocanrol. Pero continúan al pie del escenario. El descalabro más reciente es el anuncio de que Brian Johnson se retiraba de la gira de su disco más reciente, Rock or Bust, por cuestiones de salud. Corre el riesgo de quedarse sordo si continúa ofreciendo conciertos.

Johnson se convirtió en el cantante de la banda en 1980. Año en que Scott falleció por una intoxicación etílica. El éxito AC/DC lo había conquistado con Scott. Durante esa etapa crearon uno de los himnos por excelencia del rocanrol: “Highway to Hell”. Pocas bandas han conseguido seguir adelante cuando uno de sus miembros fundamentales perece. Led Zeppelin se disolvió tras la muerte de John Bonham. The Who continuaron un tiempo después de la partida de Keith Moon, con pobres resultados. Manic Street Preaches decidieron no parar cuando desapareció Richey James Edwards (titularon a su siguiente disco Every Thing Must Go, no volvería a ser lo mismo). Pero AC/DC ofreció una lección. Encontró a un vocalista que ocupara el puesto de Scott. Y con Johnson sacaron el mejor disco de su carrera, Back in Black.

En 2014, Malcolm Young abandonó la banda por demencia. Que se te vaya uno de tus pilares debe ser bastante desmoralizador. Perder a uno de los santos patronos del rocanrol. Pero fue sustituido por su sobrino Stevie Young. Tras 43 años AC/DC decide no rendirse. Sin duda es un acto que representa el poder del rocanrol. Ni la muerte ha conseguido doblegarlos. Por lo que la noticia de que Brian Johnson sería remplazado no es nada nuevo en la agrupación. Y quién creen que es el elegido: Dave Evans. Que pese a ser despedido siempre profesó su amor por la banda. En 1985 grabó un álbum tributo a AC/DC. Veintiocho años después le llega su recompensa. Ser tomado en cuenta antes que cualquier otro cantante.

Pero la lección de resistencia que ofrece AC/DC ha cobrado un nuevo significado con las declaraciones de Johnson. “Siento que me han dado una patada en el culo”. Acusa a su banda de mercenarios. De expulsarlo vilmente. Con una gira en marcha es imposible no pensar en el dineral que AC/DC perdería si suspende algunas fechas. En lo que los médicos determinan si Johnson podría continuar en la banda. La imagen de la banda siempre ha sido Angus Young. Incluso en tiempos de Scott. Es una presencia recurrente en las portadas de la banda. Pero una de las conclusiones es que AC/DC no se puede detener. Con Scott o sin él, con Johnson o sin él, no están dispuestos a renunciar. No importa qué medidas drásticas se deban tomar. Como sacrificar a Johnson, la indisociable voz del conjunto desde hace más de tres décadas.

La inclusión de Dave Evans es temporal. Todavía no es definitivo que se quede como vocalista de la banda. Pero tanto si ocurre como si no, AC/DC no va a titubear en reclutar a otro vocalista, el mensaje es claro. Vamos a seguir. Hasta donde tope. La longevidad de la banda es imposible de determinar.
Vean a los Rolling Stones. Contratar a Evans u otro cantante es una especie de nuevo comienzo para la banda. En resumen, la enseñanza de AC/DC es: nunca eres demasiado viejo para volver a empezar.

Latest posts by Carlos Velázquez (see all)