Acreedores dan respiro a Cemex

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Jorge Ernesto Witker

Reuters

La mexicana Cemex, la tercera mayor cementera del mundo que quedó a un paso de cerrar un refinanciamiento de deuda bancaria clave para su futuro, podría emitir acciones, deuda o vender activos para seguir navegando a través de la crisis económica global.

Cemex se reunió el lunes y miércoles con alrededor de 70 bancos a los que pidió refinanciar deuda por 14,500 millones de dólares que expira entre 2009 y 2011 con un nuevo crédito con vencimientos hasta febrero del 2014. La cementera, que inició en marzo negociaciones para el refinanciamiento de la deuda, evitó caer en un incumplimiento al lograr que sus acreedores le difirieran hasta el 31 de julio pagos por 1,166 millones de dólares que originalmente vencían en marzo y en julio.

Ahora la compañía, que opera en 50 países, tiene que apretar el paso para alcanzar un acuerdo definitivo antes de fin de mes o lograr nuevos diferimientos.

Pero mientras batalla por su deuda, la firma sigue enfrentando un aún duro mercado. La crisis económica global ha golpeado la demanda de cemento en sus principales mercados, afectando sus ventas y su generación de efectivo, al tal punto que los auditores de la compañía han expresado dudas sustanciales sobre su solvencia.

Los analistas estiman que una reactivación en la demanda de cemento podría verse a finales del 2010 o principios del 2011. “El acuerdo le daría tiempo a la compañía para vender activos, colocar capital o deuda en los mercados”, dijo Francisco Suárez, director de análisis de la Casa de Bolsa Actinver.

“La colocación es una ruta lógica. No esperaría una gran dilución, ya que no necesitarían tanto capital tras la reestructuración”, agregó.
Según el reporte anual de Cemex enviado a la Comisión de Valores de Estados Unidos, el plan de refinanciamiento incluiría un calendario de amortizaciones que se pagaría con flujo de efectivo, la venta de activos y emisiones de capital, ya sea colocando nuevos títulos o dándolos en garantía por deuda.

Algunos de los principales competidores de Cemex como la francesa Lafarge han emitido acciones para obtener capital fresco y hacer frente a la crisis económica global.

Costoso financiamiento.

Pero, otros analistas están preocupados por el costo del refinanciamiento, que podría duplicarse sobre las tasas actuales que paga Cemex.

“La dificultad de prever la habilidad de Cemex para cerrar un gran refinanciamiento a un nivel por abajo de las tasas en el mercado de bonos corporativos nos mantiene cautelosos hacia las acciones”, dijo Deutsche Bank en un reporte.

“Vemos como positivo el anuncio de la empresa”, dijo la correduría IXE en un reporte.

asc

Compartir