• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El funcionario federal en Washington, donde siguen las negociaciones. Foto: Especial
El funcionario federal en Washington, donde siguen las negociaciones. Foto: Especial

La renegociación del Tratado de Libre Comercio podría ampliarse hasta este fin de semana o continuar hasta la siguiente, mencionó el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo.

Además, el funcionario admitió que las conversaciones de este acuerdo han sido complejas entre México y Estados Unidos por algunos temas espinosos y que contemplan reintegrar a Canadá.

No obstante, pese a ser un acuerdo trilateral desde que entró en vigor hace 24 años, el secretario comentó que México está impulsando concretar un acuerdo rápido con sus homólogos estadounidenses, aunque aceptó que “hay puntos de fricción”.

Esta nueva etapa de negociación, iniciada el mes pasado, se ha basado en atender las diferencias entre EU y México por las declaraciones y quejas recurrentes del mandatario estadounidense, Donald Trump.

Parte de las quejas que ha emitido Trump son por la afectación del TLCAN al sector manufacturero estadounidense, ya que afirma que ha beneficiado solamente a su socio.

Tanto Canadá como México han declarado que defenderán un TLCAN entre los tres socios y, pese a que la conversación ha llegado a ser bilateral, afirman que esto no mina el acuerdo.

Chrystia Freeland, ministra de Relaciones Exteriores canadiense, dijo que su país continúa a la espera de las conclusiones sobre las reglas de origen, que de manera conjunta pactaron EU y México, para definir su parte correspondiente.

  • El Dato: El pasado miércoles, el secretario de Economía estimó en “horas o días” la conclusión del acuerdo comercial.

Sobre la importancia de conciliar estas diferencias, la ministra aceptó su complejidad y comentó que concretar una actualización de las normas de origen siempre ha sido un esfuerzo enorme, importante y complejo.

“Canadá claramente está interesado en cómo se actualizan esas normas y claramente necesitamos atender y estar de acuerdo con cualquier conclusión final”, añadió.

Parte del retraso en el acuerdo, luego de un año, se debe al tiempo que se ha prolongado la discusión sobre las reglas de origen, una revisión sobre la industria automotriz que impulsa la producción en esta zona norte de América.

Principalmente la postura en la administración de Trump en ese rubro ha causado diferencias y vuelto tensas las negociaciones, pues busca imponer aranceles a la producción mexicana con la construcción de nuevas plantas de ensamble de automóviles y de refacciones.

De concretarse la amenaza de Trump, se llegaría a una disminución de la inversión en México para migrar a la mano de obra estadounidense. Su propuesta consiste en aumentar hasta en un 25 por ciento los aranceles.

Compartir