• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
La historia es un dibujo de los barrios marginales de la Ciudad de México. Foto: Especial

Publicada en 1969, El complot mongol, de Rafael Bernal (1915 – 1972), es un clásico que inaugura el género negro en la literatura mexicana. Un personaje singular, Filiberto García en la trama de una historia triste y lucida, violenta y excéntrica, delirante y sorprendente. Dibujo de los bajos fondos de los barrios marginales de la Ciudad de México, que mucho le debe a Dashiell Hammett y a Raymond Chandler. Desfile de personajes arropados en improntas violentas y exaltaciones extravagantes; Filiberto García es el modelo del homicida con perfil de investigador, quien descubre y desestabiliza, con asistencia del FBI y la KGB, una sospechosa maquinación que amenaza la paz mundial.

El guionista Luis Humberto Crosthwaite (Foto: Especial)

El narrador Luis Humberto Crosthwaite y el ilustrador Ricardo Peláez Goycochea hacen mancuerna y entregan la traslación en historieta (novela gráfica) de El complot mongol (FCE, Joaquín Mortiz, 2018). “Este proyecto tuvo varios intentos que nunca cuajaron. Al fin, ya lo tenemos con olor a tinta fresca, gracias a un espléndido guión de Crosthwaite que yo, más que ilustrar, le di forma en una narración visual que respeta los elementos del autor original, Rafael Bernal”, comentó para La Razón, el dibujante Ricardo Peláez.

¿Cómo fue el trabajo entre usted y el guionista? Luis Humberto entregó el guión y yo me puse a dibujar cada una de las situaciones con total libertad. Él iba viendo los planos gráficos y me hacía comentarios, pero siempre nos entendimos en la concepción de lo que queríamos lograr.

El complot mongol
Guión: Luis Humberto Crosthwaite
Dibujo: Ricardo Peláez Goycochea

¿Un reto hacer la historieta de un clásico policiaco? Lo sabía desde un principio, El complot mongol es nuestra novela inicial en el género negro y así trabaje cada escena, pensando en la escritura de Bernal y respetando sus configuraciones narrati

Uso divergente de la luz y deliberado discurso cinematográfico desde una visión expresionista… Así es: trabajo con el alto contraste, el sepia y doy a los diferentes planos una conjunción expresionista, quizás tomada de Orson Welles y del mismo cine negro estadounidense. Juego mucho con el close-up, para detenerme en gestos que me interesan que el lector aprecie.

 

¿Qué técnicas utilizó? Primero, lápiz y calcado; y al final, técnica estilográfica.

El ilustrador Ricardo Peláez (Foto: Especial)

¿Satisfecho con los resultados? Sí, la gente lo ha recibido muy bien. Estoy seguro que a Rafael Bernal le hubiera gustado nuestra versión.

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró es columnista fundador de La Razón. Ha publicado la novela La Orfandad del Esplendor y el libro de textos periodísticos Un Sintagma por Aquí, un Estribillo por Allá. Profesor universitario y conferencista de música y literatura en varias instituciones culturales de México. Sus textos han aparecido en publicaciones de España, Cuba, Puerto Rico y México. Publica en este diario semanalmente las columnas de reseñas y comentarios de discos y libros, El Convite y Las Claves.
Carlos Olivares Baró

Latest posts by Carlos Olivares Baró (see all)