• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
La artista con su esposo, Jorge Ibargüengoitia, en una imagen de los setenta. Foto: Especial

La pintora y escultora inglesa naturalizada mexicana, Joy Laville, quien fuera esposa del escritor Jorge Ibargüengoitia, falleció la mañana de ayer a los 94 años de edad. 

Gráfico: La Razón de México

La secretaria de Cultura de la federación, María Cristina García Cepeda, escribió al respecto en sus redes sociales: “Lamento profundamente la pérdida de Joy Laville, artista plástica extraordinaria que adoptó a México como su segunda patria. Nos legó una obra llena de color, sutil y sugestiva que tuvo su origen en los mares ingleses y su destino en la cultura mexicana. Mi pésame a sus deudos”. 

De acuerdo con un comunicado emitido por la Secretaría de Cultura, su talento fue considerado innato, puesto que la única educación formal que tuvo en la pintura fue en el Instituto Allende, en Guanajuato.

Sus cuadros “no son simbólicos, ni alegóricos ni realistas”. “Son como una ventana a un mundo misteriosamente familiar, son enigmas que no es necesario resolver, pero que es interesante percibir. El mundo que representan no es angustiado, ni angustioso, sino alegre, sensual, ligeramente melancólico, un poco cómico”.

Jorge Ibargüengoitia

Escritor y periodista mexicano

La Creadora Emérita del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes desde 2012, nació el 8 de septiembre de 1923 en Isla de Wight, se destacó en la pintura y escultura de bronce, y dominó variedad de técnicas pictóricas como serigrafía, el grabado al agua fuerte, el óleo, el acrílico y la litografía.

Su obra se distinguió por la originalidad en el uso del color y la luz, y giraba en torno a temas atemporales y clásicos, despertando los sentidos del espectador.

“Artista plástica extraordinaria que adoptó a México como su segunda patria. Nos legó una obra llena de color, sutil y sugestiva que tuvo su origen en los mares ingleses y su destino en la cultura mexicana”

María Cristina García Cepeda

Secretaria de Cultura

A los 23 años, Joy Laville abandonó su natal Inglaterra para vivir en Canadá durante 10 años (1946-56). Durante ese tiempo conoció la obra de Diego Rivera y otras formas del arte mexicano, por lo que a finales de los años 50 se estableció en México. Para 1986 logró la nacionalidad. Fue en el país que conoció al escritor Jorge Ibargüengoitia, con quien se casó en 1973 (fue su segundo esposo) en San Miguel de Allende, Guanajuato.

Los lectores de Ibargüengoitia pueden disfrutar su trabajo literario junto con el trabajo plástico de Joy Laville, quien ilustró las portadas de algunos de sus libros. En ellas se podían ver escenas donde mujeres lilas o azules aparecen tendidas en divanes o sentadas a la orilla del mar, tal vez solas o charlando, con alguna planta exuberante dejada por ahí y las montañas o el mar de fondo.

“Mis condolencias a México por la muerte de Joy Laville. Nos deja una forma de ver la vida. Feliz. Relajada. Llena de colores pasteles. Donde la figura humana es tan importante, pero no menos, que un pasto verde o un florero con rosas.”

Sabina Berman

Escritora

El trabajo de la artista se exhibió en Guanajuato, Monterrey, Guadalajara, Villahermosa, Aguascalientes, Chihuahua, San Miguel Allende, Cuernavaca y la Ciudad de México. Internacionalmente, en Nueva York, Nueva Orleans, Dallas, Washington, Toronto, París, Londres y Barcelona. La galería mexicana Louis C. Morton y la casa londinense Christie´s han subastado sus óleos y algunas de sus obras se encuentran en colecciones del Museo de Dallas, el National Museum of Women in the Arts (Washington, DC), el Banco Nacional de México, la Esso Oil of Canada y el Museo de Arte Moderno.

“Ha muerto Joy Laville. Llenó de belleza y luz la pintura de México. Llenó de amor la vida de nosotros, sus amigos. Ahora se reencuentra con Jorge Ibargüengoitia, en algún lugar”

Enrique Krauze

Historiador y ensayista

  • El Dato: Sus pinturas acompañaron las portadas de los libros de su compañero, Jorge Ibargüengoitia, en las ediciones de Joaquín Mortiz.