Advierte IP que reformas aún no logran crezca el PIB

A dos años y medio de haberse aprobado las reformas estructurales, su impulso para el crecimiento económico ha sido limitado, pues el PIB se mantiene en 2.0 por ciento anual, cuando se anticipaba que en promedio sería de 5.0 por ciento, lamentó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su mensaje semanal, el organismo privado recordó que en el Plan Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2013-2018 (Pronafide), se anticipaba que con las reformas la economía podría crecer a un ritmo promedio anual de 5.0 por ciento, en el periodo 2015-2018, incluso sin ellas la economía mantendría un avance promedio de 3.7 por ciento, es decir, las reformas aportarían 1.3 décimas de punto porcentual al ritmo de crecimiento.

El organismo privado reconoció que la economía ha enfrentado momentos difíciles en los últimos años, como los efectos de la debilidad de la economía mundial, el desplome de la producción y de los precios del crudo, la debilidad del tipo de cambio, y ahora la incertidumbre del posible impacto de las políticas fiscal y comercial, propuestas por los Estados Unidos, lo que ha llevado a disminuir la fuerza y la expectativa de la actividad productiva del país,

Pero, aseguró que el impulso proveniente de las reformas ha sido limitado, pues han ayudado a mantener la estabilidad macroeconómica, aunque esto no es suficiente mientras no tengan un impacto más definitivo “en la capacidad productiva de la economía a través de su efecto sobre la productividad, la inversión y el empleo”.

En opinión del CEESP, para que las reformas cumplan el objetivo de impulsar el crecimiento económico y el bienestar de los hogares, es fundamental que tengan, de una parte, un carácter proactivo, es decir, que cuenten con la capacidad de anticiparse a acontecimientos que pudieran afectar o limitar los esfuerzos en materia de dinamismo económico. Pero también deben tener un sentido activo, que permita actuar sin dilación y permanentemente.

Considera que para lograr avanzar en el crecimiento y bienestar, las reformas deben ser complementarias, como la hacendaria y energética.