• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
285 mil millones de pesos será el costo de la obra, con el valor del dólar actual.

La decisión que tome el nuevo gobierno acerca del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) podría desencadenar una serie de factores negativos en la economía mexicana, por lo que es imperante que haya certidumbre respecto al avance de la megaobra.

Si el próximo gobierno decide cancelar la obra, la decisión por sí sola no afectará la calificación crediticia del país; sin embargo, las señales enviadas a los inversionistas serían negativas, lo cual terminará incidiendo en este factor.

  • El dato: Una hipotética cancelación de la obra afectaría la meta de inflación del Banco de México, debido a un tipo de cambio caro.

En entrevista con La Razón, el director general de CI Somoza Musi, Inversiones, Juan S Musi mencionó que si este factor se le agrega la incertidumbre de la negociación del Tratatado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se ocasionará menor flujo de capitales, menor recaudación, lo cual sí implicaría una observación negativa de México por parte de las calificadoras.

“Es importante recordar que los inversionistas también están esperando ver qué pasa con el TLCAN , lo cual podría empezar a ocasionar que hubiera menor flujo de capitales, menor recaudación y entonces, ahí si podría venir una observación negativa por parte de las calificadoras, posteriormente una baja en la calificación y después perder el grado de inversión”, explicó.

De la misma manera, detalló que otro factor a considerar es que el tipo de cambio podría incrementar si el mercado percibe una situación de riesgo, lo que contaminaría la meta de inflación del Banco de México (Banxico).

“Quiero enfatizar que una cancelación no traerá de manera inmediata estos efectos negativos; pero si la señal es negativa reaccionarán los mercados bursátil y cambiario, las tasas de interés se podrían elevar debido a un impacto en la inflación”, refirió.

Quien fue propuesto por el tabasqueño para ocupar el cargo de secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, admitió en la conferencia del viernes que cancelar las obras del nuevo aeropuerto, además de perder 100 mil millones de pesos, generaría una repercusión en los mercados financieros, así como en el presupuesto de 2019.

“El costo por la cancelación, por las inversiones que se han realizados en Texcoco serían del orden de 100 mil millones de pesos; 60 mil por las obras ya realizadas y 40 mil por gastos no recuperables de contratos firmados. Asimismo, implicaría negociaciones con acreedores y contratistas y costos que tendrían un impacto considerable en el presupuesto federal en 2019 por la aceleración en el pago de compromisos financieros adquiridos y un posible efecto negativo en los mercados financieros”, dijo en conferencia.

No obstante, para Musi, la reacción de los mercados el viernes, después de que dio a conocer el primer dictamen López Obrador, deja claro que ya descontaron la posibilidad de que la construcción continúe. Durante los minutos posteriores, el tipo de cambio osciló los 19.10 pesos por dólar, para dar paso a una apreciación.

 SOMETER A CONSULTA PONDRÁ EN RIESGO LA OBRA: CONCANACO

Someter a consulta la realización del nuevo Aeropuerto pone en riesgo la principal obra del país, aseguró el presidente de la Concanaco-Servytur, José Manuel López Campos.

Asimismo, advirtió que someter a una consulta popular vinculatoria la realización de la terminal aérea sólo especialistas en aeronáutica y áreas afines son quienes pueden externar una opinión calificada en el tema. 

A través de un comunicado, el presidente de la cúpula reconoció la intención y el interés democrático del Presidente electo, de colocar en el debate público la construcción de la nueva terminal aérea, pero insistió que la mayoría de los ciudadanos no tienen los conocimientos requeridos para indicar si esa obra es viable o no. 

Admiten retraso; estará listo en 2022

La gerencia de proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), Parsons, señaló que la terminal aérea podría estar operando hasta el segundo semestre de 2022, y no en octubre de 2020 como se había señalado en el arranque de la obra, determinó el dictamen Presentado por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

En el documento se señalan que la reunión que sostuvieron integrantes de la actual administración, representantes de la empresa Parsons, que fue contratada para llevar la gerencia del Proyecto, así como parte del equipo de transición del próximo gobierno.

Esta es la primera ocasión en la que se acepta que existe un retraso en la obra, ya que cuando se le ha cuestionado al Secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza sobre la fecha en la que comenzará la operación.

Compartir