• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El asaltante quedó en el suelo, herido, antes de ser trasladado a un hospital. Foto: Especial

“Este wey me robó y decía: ¡mátalo, mátalo”, narraba el chofer de aquel Uber mientras señalaba al sujeto que se encontraba baleado en el piso. Unos minutos antes, aquel hombre había intentado asaltarlo junto con tres cómplices; sin embargo, agentes de la Policía de Investigación (PDI) que pasaban por el lugar lo descubrieron y frustraron el atraco.

Carlos Daniel Castillo Herrera era el nombre de ese delincuente. Sus cómplices al verlo herido escaparon. Lesionado, fue llevado a un hospital, pero murió.

Esta semana al menos cinco delincuentes fueron abatidos en distintos puntos de la ciudad

En la delegación Cuauhtémoc fueron dos, hubo uno más en Azcapotzalco, otro en Iztapalapa y otro en Iztacalco.

En este caso todo ocurrió pasadas las 19:00 horas del miércoles. Agentes de la Fiscalía para Servidores Públicos de la PGJ circulaban por calles del centro. A esa misma hora, cuatro hombres a bordo de un par de motocicletas seguían a un carro tipo Vento gris. La unidad era un Uber y en él viajaban el chofer y dos pasajeros.

Gráfico: La Razón de México

Al llegar a cruce de las calles San Pablo y Las Cruces, los hombres en motocicletas se colocaron en ambos lados del carro. Sacaron un par de pistolas y amagaron a los tripulantes del vehículo.

Con insultos, amenazas les ordenaron que entregaran sus cosas. A una mujer le quitaron su bolsa y 2 mil pesos en efectivo, a su acompañante lo despojaron de un teléfono celular.

“¡Mátalo, mátalo!”, le decía uno de los ladrones a su cómplice.

Al ver esto, los agentes de la PDI Silvia López y Susano García sacaron sus armas y les gritaron a los delincuentes, quienes dispararon sus pistolas. Entonces se produjo un intercambio de balas.

Castillo Herrera recibió un tiro. Uno de sus cómplices quiso acercarse para ayudarlo, pero al verlo herido en el piso regresó a su moto y aceleró. Los tres ladrones prefirieron disparar y escapar.

Ahí, en el suelo, quedó tirado el delincuente, mientras sus cómplices escapaban por las calles del Centro Histórico.

“¡Clave diez, diez… diez en…!”, se escuchaba en los radios de la Policía de Investigación. Ésta es para pedir apoyo por una agresión directa.

Agentes de la SSP fueron los primeros en llegar al apoyo; después, más elementos de la Procuraduría General de Justicia.

  • El Dato: Durante abril se registraron 15 averiguaciones previas por robo a pasajero de transporte público individual en CDMX.

am