Alarmante epidemia de diabetes: Reyes Baeza; urge a cambiar hábitos

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

El director general del Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), José Reyes Baeza Terrazas, alertó sobre los casos de diabetes que van en aumento entre sus derechohabientes, y si bien señaló que son 570 mil los pacientes detectados y ya atendidos, el número podría incrementarse a un millón.

Hay personas que no saben que tienen la enfermedad, pues se resisten a recibir la atención en materia de prevención, a través de monitoreo que ofrece la institución, lamentó. Incluso, “muchos son renuentes a atenderse a pesar de que ya tienen la enfermedad diagnosticada”.

Un enfermo de diabetes mal atendido, por negligencia, falta de conocimiento o de acceso a seguridad social, agregó, va a tener, con muchas probabilidades, efectos graves en su salud, problemas cardiovasculares, renales, en la vista y hasta amputaciones.

El sistema de seguridad social que dirige atiende a 13 millones de personas en mil 180 clínicas en todo el país. Y debe destinar el 20 por ciento de su presupuesto, unos 10 mil millones de pesos, a la atención de un conjunto de sólo seis males, entre los que se encuentra la diabetes, el sobrepeso y la obesidad, la hipertensión y algunos tipos de cáncer.

Actualmente, en México la diabetes mata a 100 mil personas al año, unas 270 personas cada día, por lo que la Secretaría de Salud lanzó una alerta epidemiológica.

“Si no logramos llamar la atención de la sociedad, esta cifra va a aumentar de manera alarmante”, advirtió Reyes Baeza en entrevista con La Razón. “Hay proyecciones preocupantes porque se estima que en México un poco más del nueve por ciento de la población tiene problemas de diabetes”.

¿Una campaña de comunicación será suficiente para romper un patrón de vida que se ha venido instalando por décadas? Es un patrón de vida, una cultura, hábitos, pero toda cultura puede cambiar. Si los hábitos que tenemos arraigados en nuestras familias son nocivos para nuestros hijos, tenemos que cambiarlos. Y hay una evidencia incuestionable, los números no mienten: el crecimiento exponencial de casos ahí está y también la cifra de personas con problemas renales, con diálisis y hemodiálisis. La llamada de atención es: cambiemos hábitos.

Tendría que haber una fuerte inversión en cuestiones de comunicación para incidir en ese cambio. Una buena apuesta del Sector Salud será en comunicación social, una comunicación fresca, eficaz, que llame la atención, que salgamos de la ortodoxia, como fue un video sobre el cáncer de mama (en el que aparecen cantando y bailando el secretario de Salud y los directores del IMSS y del ISSSTE).

Lo grabamos nosotros mismos, la canción la donaron Los hijos de Frida, toda la producción se hizo con personal nuestro y los artistas son los titulares de las dependencias. El video logró el objetivo. Debemos replicar estas estrategias en el caso de la diabetes, porque cuando a rajatabla pretendes prohibir resulta contraproducente.

El peso de las pensiones

Por su dimensión institucional, la noción que tenemos del ISSSTE es que es un monstruo, pero que además está en graves problemas financieros, que viene arrastrando de tiempo atrás y que así van a continuar. La institución es muy grande en términos de prestación de servicios, en total ofrece 21, pero son dos los que tienen mayor impacto presupuestal: el gasto pensionario y el gasto médico. En el primer caso, como todas las instituciones que administran recursos y cualquier sistema de pensiones tiene una situación compleja.

La decisión de reformar la ley del ISSSTE en 2007 brindó al derechohabiente la posibilidad de estar en el artículo 10 transitorio, que es la pensión garantizada o sistema tradicional, donde el gobierno administra tu fondo y da garantía, o migrar a través de una cuenta personal a una Afore, que es Pensionissste.

Si bien la gran mayoría de los derechohabientes o ahorradores decidieron permanecer en el sistema de pensión garantizada y muy pocos migraron en ese momento a la cuenta individual, en este momento ya tenemos un 44 por ciento de los trabajadores en activo incorporados a cuenta individual. Y hay un 56 por ciento de trabajadores que están cotizando en el marco del régimen original.

¿A nivel macro, ya se está viendo en los números que está bajando el impacto que tienen estos trabajadores pensionados? No, todavía no. Es una proyección a largo plazo. Pero con estos números de la migración de trabajadores a la cuenta individual, en el futuro tendremos un decremento y se marcará la curva cuando se empiecen a jubilar los que están trabajando actualmente. Porque además todos los trabajadores nuevos entran directamente a cuenta individual.

Baeza Terrazas explicó que hoy día Pensionissste administra más o menos dos millones de cuentas, de las cuales unas 600 mil son de ahorradores que decidieron inscribirse a la Afore pública porque les da mejores rendimientos y les cobra menos comisiones. El otro millón 400 mil son empleados públicos.

Por su parte, el gobierno, en el sistema tradicional, administra un millón y medio de cuentas, por lo cual “el compromiso que se tiene en el presupuesto de egresos debe andar en los 160 mil millones de pesos”.

En cuanto al apartado de gastos en el rubro de atención médica, explicó que de los 102 mil trabajadores del instituto, el 70 por ciento está incorporado a esa área —hay unas 70 mil personas de las cuales 22 mil son médicos, y 25 mil enfermeras, además camilleros, paramédicos, técnicos médicos, radiólogos y laboratoristas.

En ese sentido, aclaró que desde hace tres años las compras consolidadas de medicamentos han generado economías por más de tres mil 200 millones de pesos.

Detalló además que la aplicación de diversos programas representarán economías por dos mil millones de pesos: la receta individual, la receta colectiva hospitalaria, la unidosis y el monitoreo de pacientes y medicamentos con enfermedades de alto impacto.

La receta individual, que se aplica a partir de este año, impide mediante el uso de un sistema de código de barras que una receta se surta más de una vez.

“En el pasado se podría surtir dos o más veces pero este nuevo sistema, que ya opera, estimamos que nos va a generar mil 500 millones de pesos”, indicó.

Otro programa es la Receta Colectiva Hospitalaria, la cual permite que la demanda del mismo medicamento, por parte de varios pacientes, se conjunte y con ello se haga una mejor administración de las cajas de fármacos.

En este caso, prevé ahorros de entre 300 o 350 millones de pesos en un año, aunque, aclara, “ojalá nos quedemos cortos y sea mucho más”.

Igualmente, está en revisión para licitarse el proyecto llamado Unidosis, que consiste en administrar con un robot o estructura logística, las dosis específicas que cada paciente requiere. Con ello se evita que haya sobrantes de medicamentos respecto a los tratamientos prescritos. “La Unidosis lo que hace es dar un frasco con el número exacto de pastillas que está recetando el médico”, explicó.

También se realiza la tarea de identificar las enfermedades de alto impacto financiero, entre las que se encuentran las llamadas huérfanas, porque son muy raras, y el número de pacientes que la padecen, que en este sistema de salud son 56 pacientes, cuestan 240 millones de pesos al año.

Y de otro conjunto de enfermedades, entre las que están las oncológicas y otras más como la esclerosis múltiple, que tienen un altísimo impacto. En ese punto, el objetivo es identificar si las sales para tratarlas son adecuadas o si hay alguna de última generación con la misma calidad que pueda generar alguna economía.