• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Jóvenes se congregaron en el concierto de rock, ayer, en Chemnitz. Foto: AP
Jóvenes se congregaron en el concierto de rock, ayer, en Chemnitz. Foto: AP

Bajo el lema de “#wirsindmehr” (nosotros somos más), 20 mil personas asistieron a un concierto-protesta en Chemnitz, Alemania, para demostrar que no sólo la extrema derecha toma las calles.

Se trata de la concentración más grande celebrada hasta ahora en esa ciudad, desde que el último fin de semana de agosto, un ciudadano germano-cubano fue asesinado presuntamente por dos refugiados, un iraquí y un sirio, en la calle.

El concierto reunió a grupos de rock y punk alemanes de referencia: Trettmann, Feine Sahne Fischfilet, K.I.Z., Kraftklub, Nura/Marteria und Casper y, las estrellas del cartel, los míticos Toten Hosen.

“Con la música queremos despertar emociones positivas”, expusieron en una rueda de prensa previa.

En sus intervenciones, los cantantes recordaron que comparten la sensación de soledad, aislamiento y desesperación que sienten muchos de los habitantes en Chemnitz, una ciudad con altos índices de desempleo.

En el concierto, los organizadores insistieron en el error de las instituciones de no haber sido capaces de transmitir a la ciudadanía que vivimos en una realidad en la cual los refugiados deben ser parte de ella.

Durante el concierto se pidió a los políticos que hicieran sus tareas.

También hubo demandas de que se considerara a los gobernantes co-responsables del auge de la extrema derecha que se está viviendo en algunas regiones de Alemania. “¡Alerta antifascista!”, se oyó gritar a coro por los miles de personas en Chemnitz, la noche de ayer.

Compartir