• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Oribe y Aguilar celebran el primer gol de la tarde, ayer, en Puebla. Foto: Mexsport

Con realidades similares, pero circunstancias diferentes, Lobos BUAP y América cerraron la Jornada 8 del Apertura 2018. Ambas escuadras llegaron a este encuentro sin conocer la victoria en las tres últimas fechas, pero los poblanos acumulaban tres derrotas de manera consecutiva, mientras que las Águilas tenían un descalabro y dos empates; pero la exigencia más grande la tenía Miguel Herrera y sus dirigidos, pues el conjunto comandado por Palencia no tiene la misma infraestructura y el peso en el balompié azteca.

  • El dato: La Liga MX no tendrá actividad el próximo fin de semana, por el parón de la Fecha FIFA, en el que México enfrenta a Uruguay y EU.

Con muy poco esfuerzo, los azulcremas se llevaron el triunfo, pues a lo largo de los 90 minutos regulares no mostraron su poderío al cien y a medio gas le lograron arrebatar las tres unidades a los Licántropos gracias a las a notaciones de Oribe Peralta, al 30’, y de Mateus Oribe, al 95’. Con este resultado los millonetas escalaron seis peldaños y ahora ocupan el puesto número tres de la tabla general, con 14 unidades; mientras que los universitarios se quedaron en penúltimo sitio, con tan sólo cuatro puntos.

América tenía tres partidos seguidos sin ganar en Liga MX, por lo que la necesidad estaba presente y más frente a un rival poblano que no carbura en el certamen, y si bien mejoró en su accionar, la suerte estuvo del lado azulcrema, pues a pesar de que los Lobos lo intentaron, los cremas ganaron con poco.

En la cancha del Estadio Universitario BUAP, se midió la segunda plantilla más cara del balompié mexicano contra la más barata, y la diferencia no fue aplastante, por lo que Herrera no se fue del todo satisfecho a pesar de la victoria, sabedor de que su equipo puede ofrecer más en lo futbolístico.

El club de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla tuvo errores al ataque y en defensa que pagaron caro contra las individualidades del América.

Al 17’, Omar Tejeda perdonó en el ataque, solo contra el portero argentino Agustín Marchesín y voló su disparo en una jugada en la que el delantero tenía todo para vencer al arquero rival, pero su desesperación se reflejó a la hora del disparo.

En un tiro de esquina, la defensa de los universitarios, se hizo bolas y no despejó la pelota de su propia área, lo que provocó que el rebote le cayera al Cepillo Peralta, quien disparó machucado para vencer al guardameta Toño Rodríguez y así la visita tomó ventaja de 1-0.

Para la parte complementaria, el dominio fue alterno, pero por momentos las Águilas daban mayor sensación de peligro; no obstante, Marche fue exigido en dos ocasiones, una más de Tejada y otra del ecuatoriano Gabriel Cortez en tiro libre; ambas bien contenidas por el meta pampero.

En una gran jugada de Diego Lainez, quien entró para la segunda mitad y le cambió la cara al América, le dio un pase a Ibargüen, quien de primera tocó, pero Peralta no conectó de la mejor manera y se perdió el segundo.

El encuentro ya estaba más para dormir que para divertir; el tiempo pasó y las acciones se acabaron; el medio campo era el lugar más poblado y las ideas eran nulas. Pero cuando se esperaba que todo acabara por la mínima diferencia a favor de los millonetas, Francisco Maza Rodríguez cometió penal en los últimos instantes sobre Henry Martín y el castigo desde los once pasos, Uribe lo intercambió por otro gol.

El Diablo hace respetar su casa

Toluca se reencontró con la victoria al venir de atrás y dar cuenta 2-1 a Santos Laguna, en el Estadio Nemesio Díez.

Los goles de la victoria fueron obra del brasileño William da Silva, al minuto 13, y del argentino Rubens Sambueza, por la vía del penal, al 62’; el argentino Julio Furch adelantó a los de Coahuila al 4’.

Con este resultado el conjunto del Estado de México llegó a 13 unidades, mientras que los campeones vigentes se quedaron con 14 puntos.

Toluca reaccionó en el momento adecuado, pese a tener bajas de gente importante, por lesión, y retomó el tirunfo en su casa.

Compartir