• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Jesús Seade. Foto: @SRE_mx
Jesús Seade. Foto: @SRE_mx

El suspenso acerca de un inminente acuerdo en principio entre México y Estados Unidos en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se prolongó, tras la conclusión de las negociaciones ministeriales de este miércoles en las que sólo hubo avances.

La expectativa de que pudiera alcanzarse un acuerdo este miércoles fue desechada por Jesús Seade, representante del Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró que la fecha límite para alcanzar este objetivo será el proximo 31 de agosto.

Sin embargo, Seade mantuvo viva la posibilidad de que México y Estados Unidos alcancen un acuerdo esta semana, al señalar que todos los temas se están discutiendo, incluso los más contenciosos.

“Podría ser mañana. Podría ser que terminemos todo entre Estados Unidos y México esta semana. Un acuerdo preliminar entre los tres (países) tendría que darse hasta la próxima semana”, apuntó.

Al hablar con periodistas, a la salida de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), Seade dijo que la fecha límite para que los tres países alcancen un acuerdo en principio, que permita al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, firmarlo, es el viernes de la próxima semana.

Según Notimex, en un breve intercambio con la prensa, antes de viajar de regreso a la Ciudad de México, Seade sugirió que la fecha es un mero objetivo que tiene un trasfondo político, pero se mostró confiado en que se logrará, al grado de que, incluso, ofreció hacer una apuesta.

“No apostaría mi mano derecha, pero sí apostaría dinero”, manifestó, y cuando un reportero le preguntó acerca de la cantidad, respondió que 10 dólares.

Poco antes, a su llegada a la sede comercial, el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, avivó la expectativa sobre la inminencia de un acuerdo, al declarar: “esperamos que tendremos una solución en el próximo par de horas o días”.

Sin embargo, la tarde de ayer, luego de más de cinco horas de conversaciones con el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, Guajardo abandonó la sede de la USTR sin hacer declaraciones a la prensa.

Seade, por su parte, explicó que los temas difíciles que deben aún ser desahogados incluyen la denominada cláusula sunset, así como los capítulos 11 y 20, los cuales ya se están discutiendo; pero se mostró confiado en que “vamos a estar bien, esa es mi expectativa”.

“Otros son igual de difíciles, reglas de origen (automotrices), pero ése ya se ha discutido mucho. Se está viendo todo y estamos optimistas de que vamos a llegar a un final”, apuntó.

Acerca del tema energético, Seade dejó en claro que el nuevo gobierno no ha presentado ninguna propuesta e insistió en que lo que se busca es que haya consistencia entre los acuerdos y lo que dicta la Constitución; y desestimó que ello pudiera generar problemas.

“No, en lo absoluto. No es un tema sustantiv; es básicamente un tema referencial acerca de cómo presentarlo”, aseveró.

Compartir