Arraigo de deudores, en reforma financiera

Foto Especial


La iniciativa de ley en materia financiera contempla las figuras del arraigo y secuestro de bienes como garantías de pago a las instituciones financieras.
En el caso del arraigo se podrá aplicar cuando el acreedor tenga el temor fundado de que se ausente u oculte la persona contra quien deba promoverse o se haya promovido una demanda.

En tanto el secuestro de bienes se podrá dar cuando exista temor fundado de que los bienes en garantía se dispongan, oculten, dilapiden, enajenen o sean insuficientes.

La propuesta generó el rechazo de diputados y senadores de izquierda quienes advierten que dichas reformas “no pasarán” porque con ello “se criminaliza a los deudores de la banca, sin que exista en contrapeso sanciones contra las malas prácticas bancarias a la hora de dar créditos”.

Sin embargo el vicecoordinador del PVEM en la Cámara de Diputados, Tomás Torres, señaló que hay una mala percepción y hasta “dramatización” respeto a los términos de la propuesta en materia pues el arraigo y el secuestro de bienes, son medidas de prevención que no chocan con ningún ordenamiento Constitucional.

Por su parte la vicecoordinadora del PRD en el senado, Dolores Padierna, advirtió: “La iniciativa de reforma financiera admite estímulos a los banqueros que no es otra cosa que criminalización a los acreditados en mora, criminalización a los deudores”.

“La SHCP plantea ayudar a los banqueros con la ejecución expedita de garantías, establece medidas tajantes para quitar, para despojar a los acreditados morosos de sus garantías sin mediar ningún procedimiento”, expresó.

Indicó que por todo ello, la reforma financiera no es la panacea y tendrá que sufrir una “cirugía mayor, porque en esencia ayuda mucho a los banqueros, desprotege a los deudores y no impulsa el crédito productivo, lo cual hay que revertir”.

A su vez el senador Mario Delgado Carrillo señaló: “Vamos a estar atentos a que no sea una legislación que se vaya directamente sobre los usuarios, creo que depende de otras cosas, de la valoración del crédito para poder tener una mayor expansión crediticia”.

Tomás Torres, sin embargo, sostuvo que “el arraigo no tiene que ver con la privación de la libertad sino como un simple ordenamiento para que la persona permanezca en un lugar determinado porque tiene cuentas pendientes con la ley, es para que haga frente a los requerimiento y la huida no se convierta en un obstáculo”.