• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
De acuerdo con la PGJ los asaltos a negocio ocupan el primer lugar de delitos contra el patrimonio en la capital del país, seguido del robo de autopartes y a casa habitación. Foto: Especial
De acuerdo con la PGJ los asaltos a negocio ocupan el primer lugar de delitos contra el patrimonio en la capital del país, seguido del robo de autopartes y a casa habitación. Foto: Especial

La Encuesta Trimestral sobre la Seguridad en los negocios realizada por la Cámara de Comercio de la Ciudad de México (Canaco) arrojó como resultado que diez de cada 100 comerciantes, asentados en las delegaciones Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc y Milpa Alta, han sido víctimas de robo.

El estudio también indica que más de 60 por ciento de los empresarios que ha sido asaltado afirma haber sufrido violencia, mientras que 70 por ciento de casos fueron con arma de fuego.

El informe dado a conocer por el presidente de la organización, Nathan Poplawsky Berry, arrojó que durante el segundo trimestre de 2018, los delincuentes se ensañaron con los comerciantes en la delegación Miguel Hidalgo, demarcación que figura como primer lugar en incidencia delictiva con 18.4 por ciento, seguido de Cuauhtémoc, con 16.6; en tercero y cuarto lugar de Milpa Alta y Xochimilco, con 15.45 y 15.2, respectivamente.

Esto significa que al menos 64.1 por ciento de los comerciantes encuestados sufrió algún tipo de ilícito, mientras que 13.6 en dos ocasiones; 5.8 tres veces y el 16.5 tuvo de cuatro a cinco casos.

Los delincuentes se centran principalmente en los minisúper o tiendas de conveniencia, pues de cada 100 de este tipo, 51 han sido víctimas de la delincuencia.

Asimismo, los asaltantes prefieren delinquir en negocios de pinturas, café internet, de electrónica, mercerías, farmacias y abarrotes.

Las pérdidas materiales se concentran con 35 por ciento en la mercancía, mientras que 24.2 de los afectados tuvo pérdida en efectivo y en 28.15 de los incidentes, el móvil es la sustracción de ambos.

El rango en efectivo, considerando dinero y mercancías, oscila en 35.95 por ciento de los casos con pérdidas de mil pesos; 28.2, entre los mil a cinco mil pesos. Mientras que en 10.7, entre los cinco mil a 10 mil pesos y 12.6 es superior a los 10 mil pesos, considerando moneda y artículos.

Ante esto, los titulares de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), Edmundo Garrido; la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Raymundo Collins; y la Cámara de Comercio, Nathan Poplawsky, respectivamente, hicieron un llamado para que se modifiquen los criterios en el catálogo de delitos que merecen la prisión preventiva oficiosa, para reforzar el Sistema de Justicia Penal Acusatorio para que “no sea tan laxo” a la hora de combatir la incidencia delictiva.

Aquellos delitos que no son considerados como graves, como portación de arma de fuego, significan un problema para la impartición de justicia, pues ameritan libertad de los delincuentes.

“Consideramos que debe redefinirse el criterio de este tipo de cuestión jurídica. Creemos que debe ser más estricto, no debe ser tan laxo”, argumentó Garrido al señalar que en el sistema encuentran una puerta giratoria.

“Es un problema a nivel nacional. Todos tenemos este tipo de conflicto”, puntualizó.