• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Manifestantes, ayer, frente al Hemiciclo a Juárez. Foto: Cuartoscuro
Manifestantes, ayer, frente al Hemiciclo a Juárez. Foto: Cuartoscuro

Habitantes de los pueblos de San Salvador Atenco regresaron a las calles de la Ciudad de México para protestar en contra la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Con la consigna “tierra sí, aviones no”, marcharon del Ángel de la Independencia al Hemiciclo a Juárez, la tarde de ayer.

Durante la movilización señalaron que la consulta pública que se llevará el 28 de octubre, la cual definirá el futuro del NAIM, si se queda como está o la obra se traslada a Santa Lucía, no es clara.

Aseguran que el gobierno entrante del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, no ha dejado claro quiénes participarán en el proceso, qué preguntas van a plantear y cómo la llevarán a cabo, por lo que existen dudas en la población.

También denunciaron que los habitantes de Texcoco han pedido al gobierno que los escuche y que los trate con equidad y respeto. Sin embargo, a la fecha no han sido recibidos por el morenista.

Los ejidatarios de Atenco consideran que deben ser parte del grupo organizador de la consulta, ya que aseguran que el proyecto pone en riesgo la Cuenca del Valle de México, además de que no garantiza que el proceso que determinará si se seguirá impulsando el aeropuerto se dará en igualdad de condiciones.

Asimismo, señalan que el terreno en donde se pretende construir el aeropuerto es “altamente inestable” y han calificado la obra como un ecocidio, el cual destruirá el patrimonio natural, cultural y territorial de zona.

También recalcaron que la obra carece de estudios de impacto ambiental y procedimientos y se han violado los derechos al agua, de justicia y de consulta de los pueblos indígenas de la región.

Por lo anterior, indicaron que por las características geológicas del suelo, el plan es inadecuado para cualquier tipo de construcción, debido a que el agua del subsuelo está apenas a un metro de profundidad.

Además recalcaron que la obra carece de los estudios correspondientes para determinar si es viable.

Los manifestantes marcharon sobre Reforma, para avanzar sobre la Avenida Juárez, e instalarse en la Alameda Central, para anunciar que en octubre realizarán una “caravana por la vida en contra del proyecto”, esto sin precisar si será antes o después de la consulta planteada por el equipo del próximo mandatario Andrés Manuel López Obrador.

Compartir