Atender paciente con diabetes cuesta hasta 50 mil dólares al año

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Fotos: Cuartoscuro


diabetes-prin.jpg

Entre 22 mil a 50 mil dólares al año cuesta al sistema público atender a un paciente de diabetes, enfermedad que trae consigo consecuencias graves y hasta la muerte cuando no es atendida debidamente, consideraron los especialistas en transplantología y nefrología.

En entrevista, el transplantólogo y nefrólogo, Javier Ortiz, así como el nutriólogo Gabriel Reveles indicaron que es necesario que la población tome medidas preventivas para evitar este padecimiento, entre ellas, tener una alimentación sana, hacer ejercicio y consumir agua.

Refirieron que la diabetes ocupa la tercera causa de muerte en el estado, debido a las complicaciones que provoca, y que 18 por ciento de los habitantes del estado la padece, según datos de los Servicios de Salud de Zacatecas (SSZ).

Los expertos de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) lamentaron los malos hábitos de la población zacatecana, lo que incrementa sustancialmente las posibilidades de contraer dicha afección y sufrir sus consecuencias, como ceguera, diálisis, amputaciones y la muerte.

El nefrólogo Javier Ortiz comentó que la gente dejó de consumir agua pura, pues le agrega endulzantes, colorantes o cualquier otro aditamento para darle sabor, hábito que desafortunadamente pasan a la niñez, con los consecuentes problemas de sobrepeso.

“En México existen 169 embotelladoras y en todo el país no hay ese mismo número de hospitales que sean considerados de excelente nivel”, señaló, al ejemplificar el problema de la mala alimentación y los hábitos de consumir azúcar en exceso.

Resaltó que “esa situación ha derivado en que los mexicanos seamos el líder mundial como consumidores de refrescos, con 342 litros de bebidas gaseosas al año por persona, incrementando en gran medida la posibilidad de que se presente la diabetes”.

Explicó que para contrarrestar los efectos generados en el organismo por el consumo de un refresco se deben dar mil 200 pasos.

Ortiz alertó que el problema se agrava si se toma en cuenta que fácilmente una persona consume al día hasta dos refrescos, hábito que si se mantiene por un año equivale al aumento de nueve kilos.

Por su parte, el nutriólogo Gabriel Reveles destacó los malos hábitos alimenticios de la población en general y la falta de costumbre de realizar actividad física, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda efectuar 150 minutos a la semana, equivalentes a 30 minutos de lunes a viernes.

“Desde que se está frente al estante de comida se comete el error de no ser selectivos”, advirtió e indicó que a los niños se les pasan esos malos hábitos que luego se mantienen durante la adolescencia y la adultez, con el consecuente sobrepeso”.

Recomendó que para evitar la diabetes es necesario tener una alimentación balanceada, porque el azúcar es “un gran enemigo”, además de quitar todo alimento industrializado para volver a lo natural.

Ambos coincidieron en que el rango de edad en que aparece este mal disminuye, pues ahora es mayor el número de niños y niñas que la presenta.

Como referencia, abundaron que en un estudio aplicado en el Distrito Federal en 380 infantes, 87 por ciento presentó alteraciones en la llamada glucosa.

Añadieron que los menores de edad y adultos consumen pizzas, hot dogs y hamburguesas, como consecuencia de la modernización.

Entre los síntomas de alerta de padecer diabetes están tener “mucha sed o hambre, poca fuerza e incapacidad para movernos”, signos que generalmente se asocian a la vida diaria o exceso de trabajo y no se atiende, lo que a su vez deriva en su detección tardía.

La diabetes es una alteración en el uso y producción de insulina en el cuerpo y va más allá, porque afecta los niveles de azúcares, proteínas y grasas.

De tal manera, es probable que una persona con diabetes, tenga el colesterol alto y sufra bajas aceleradas de pesos, por los cambios que se producen en el cuerpo.

También es la primera causa de insuficiencia renal y por lo tanto de trasplantes.

Ante esa situación, los expertos hicieron un llamado a la población a tener una vida sana, hacer ejercicio, cuidar su alimentación y consumir agua.

refreso-int.jpg