• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Venezolanos cruzan el puente internacional Simón Bolívar hacia Colombia, el 21 de febrero. Foto: AP

Al menos 145 mil venezolanos han buscado protección internacional entre finales de 2014 y principios de marzo de 2018, principalmente en las Américas, lo que supone un aumento de dos mil por ciento, informó ayer la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

La portavoz ese organismo, Aikatarina Kitidi, señaló en conferencia de prensa que “sabemos que cada día más y más venezolanos abandonan su país”. Por años, en 2014 hubo cuatro mil 40 solicitantes de asilo, en 2015 10 mil 168, en 2016 34 mil 183 y en 2017 94 mil 284. El resto, en torno a tres mil 864 lo hizo en lo que va de año.

“Se cree que más de 1.5 millones de venezolanos viven actualmente fuera de su país, según estimaciones gubernamentales conservadoras, lo que significa que las Américas enfrentan uno de los mayores flujos de salida de la población desde la creación de Acnur en 1950”, indicó Kitidi. Sin embargo, según cifras extraoficiales, cuatro millones de personas han emigrado.

  • El Dato: Acnur pide a los países que acogen a venezolanos que adopten medidas alternativas para permitir su permanencia legal, incluida la emisión de visados.

Acnur señala que los venezolanos abandonan el país por la situación política y socio-económica compleja que vive Venezuela, lo que incluye la inseguridad y la violencia, y la falta de alimentos, de medicamentos o de acceso a servicios sociales esenciales, así como la pérdida de ingresos.

El diputado opositor Lester Toledo señaló: “Al otorgar la calificación de refugiados al éxodo venezolano, la Acnur está reconociendo la  gravísima crisis y los riesgos que significan vivir en Venezuela para sus propios ciudadanos”.

De acuerdo a los estándares internacionales, aclaró Toledo, se reconoce como refugiado a aquel ciudadano que debido a fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, pertenencia a un grupo social o político, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de estos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país.

La portavoz explicó que una importante proporción de los que dejan Venezuela “necesitan protección internacional”, por lo que Acnur ha publicado una nota de orientación en la que pide a los países susceptibles de recibir a venezolanos, así como a aquellos que ya los acogen, a permitir el acceso y a otorgarles protección.

Según cifras gubernamentales, “más de 145 mil venezolanos han iniciado solicitudes para conseguir el estatus de refugiados desde 2014 y hasta el 7 de marzo”, indicó Kitidi.

Más de 94 por ciento buscó el reconocimiento del estatus de refugiado en 2017 solamente y la mayoría lo hizo en las Américas, explicó.

“Esto es un llamamiento a la reciprocidad y la solidaridad en las Américas para con los venezolanos”, señaló la portavoz. “Sabemos que muchos países tienen una política muy hospitalaria y han estado abriendo sus fronteras a los venezolanos, recibiéndolos”, añadió Kitidi.

La portavoz de Acnur señaló no obstante que “cientos de miles de venezolanos no tienen documentación o permiso” para quedarse legalmente en otros países, “lo que los convierte en particularmente vulnerable a la explotación, el tráfico humano, la violencia, el abuso sexual, la discriminación y la xenofobia”.

La agencia de la ONU pide a los países que acogen a venezolanos que adopten medidas alternativas para permitir su permanencia legal, incluida la emisión de visados o permisos de residencia temporales y otros programas de regularización, para que puedan acceder a derechos básicos, como el cuidado médico, la educación, la reunión familiar, la libertad de movimiento, una vivienda y un trabajo.

“A la vista de la situación en Venezuela, es esencial que las personas no sean deportadas o devueltas forzosamente”, manifestó Kitidi.

Acnur desarrolló un plan regional de respuesta que requiere 46 millones de dólares y que cubre ocho países en América Latina y el Caribe, entre los que figuran Brasil, Costa Rica, México, Ecuador, Panamá, Perú, Colombia, Trinidad y Tobago y Guayana.

“Estamos preparados para asistir a las autoridades en el caso de que aumenten los números de venezolanos que huyen. Estar preparados es una de las principales actividades de Acnur. Tenemos tanto equipos en la sede listos a ser desplegados como en la región”, precisó la portavoz.

Abren albergue para migrantes en Perú

En la urbanización Canto Bello, en San Juan de Lurigancho, hay un pedazo de Venezuela donde nadie se acuesta con hambre por las noches, ni escarba la tierra por medicinas, ni protesta por desempleo.

Es un espacio de 300 metros cuadrados y dos pisos convertido en una embajada no oficial, pero siempre diplomática: sus puertas metálicas están abiertas las 24 horas del día para todo el que arribe del país sudamericano en busca de un mejor futuro.

Es el primer albergue gratuito para venezolanos en Lima. Fue abierto hace cerca de un año, cuando el empresario textil René Cobeña decidió refugiar por unas semanas a un primer grupo de familias. A medida que estos extranjeros encontraban trabajo y se despedían de su cuidador para reiniciar su vida en una vivienda propia, llegaban más “exiliados” luego de un viaje de una semana. La falta de dinero obliga a muchos de ellos a terminar el periplo a pie.

Hoy, este lugar quedó corto para los casi 80 venezolanos que como pueden se acomodan: unos duermen en el piso sobre colchonetas de aire, otros comparten habitación.