Lunes 30.11.2020 - 17:13

Con enorme techo panorámico

Land Rover Defender 2020, la nueva era de los 4x4

Es una revolución para el icónico todoterreno que mira a su pasado; compatibilidad con Apple y Android

Land Rover Defender 2020
Su actitud resolutiva hasta sus superficies minimalistas y sofisticadas.Foto: Autocosmos
Por:

No queda más que aplaudir a los diseñadores de Land Rover, el nuevo Defender es un triunfo en este apartado. Simplemente es increíble lo que han logrado, conservando algunos trazos de su legendario predecesor, pero llevados a la modernidad. Todo parecen ser líneas rectas, pero en conjunto logran una armonía total.

Hay guiños en todas partes que evocan el diseño anterior, como las aplicaciones de aspecto rugoso en el cofre, la disposición en pares de las luces traseras y la abrupta caída en la parte posterior.

Sistema mild hybrid de 48 volts que va asociado a un L6 de 3.0 litros que entrega 395 hp y 405 lb-pie de torque.

Un sistema mild hybrid ayuda a disminuir la carga al motor en momentos específicos, como arranque o demandas súbitas de potencia, con lo cual, los consumos y emisiones bajan.

La transmisión es automática de 8 velocidades y la tracción, evidentemente es 4x4, pero se trata de un sistema electrónico bastante sofisticado en el que el conductor sólo tiene que seleccionar el tipo de terreno y el auto hace el resto.

Gráfico

La suspensión neumática se puede elevar hasta 114 mm, para una altura total con respecto del piso de unos impresionantes 292 mm y que le permite sortear prácticamente cualquier problema. La capacidad de vadeo es de 900 mm y el sistema incluso puede medir la profundidad del charco, con lo cual no volverás a entrar a ciegas al agua.

Asimismo, los ángulos de ataque, salida y ventral son excelentes; 38°, 40° y 28°, respectivamente.

Puertas adentro mantiene ese aspecto atractivo, rudo y moderno.

La simplicidad de trazos no significa ausencia de amenidades. La pantalla central táctil de 10” tiene una interfaz brillante, fácil de utilizar y completísima. Destaca la integración con aplicaciones como Spotify, por ejemplo. Obviamente hay compatibilidad con Apple Carplay y Android Auto.

Regresando al equipamiento, el techo panorámico es enorme, aunque por alguna razón pareciera que le queda un poco atrás a los pasajeros de adelante, con lo cual, los que viajen en la segunda fila serán los más beneficiados. Y casi hasta atrás, podrás encontrar las ventanas tipo safari que incorporaba el anterior Defender, buen detalle.

Tras el volante no se siente particularmente potente, vaya, no le falta poder, pero no diría que acelera con la contundencia que esperaría de un auto de 400 hp. Sin embargo, en donde si pone una brecha gigante con un Wrangler es en cuanto al refinamiento, aislamiento y calidad de marcha.

Va bien plantado, transmite confianza para ir a velocidades muy elevadas en autopista, con lo cual es un SUV que puede ser perfectamente el auto de todos los días para la familia.

Eso sí, filtra algo de ruido de viento, producto de unos espejos laterales tan grandes y un parabrisas muy vertical. Pero ruido de rodamiento o de trabajo mecánico no hay y la experiencia tras el volante es premium. En ese sentido es mucho más una Clase G que un Wrangler para poner las cosas en contexto, entendiendo las enormes distancias entre los tres en términos de precio. De hecho, se situaría entre el Mercedes y el Jeep.

Por su parte, la dirección podría ser un poco más rápida y precisa, pero es normal, dada la orientación 4x4 que tiene. Mientras que los frenos se perciben muy capaces y resistentes a la fatigan de la aceleración.

  • El dato: El sistema Connected Navigation Pro del Defender aprende tus rutas preferidas y propone alternativas más rápidas.