Porsche 911, pasión por lo deportivo

Porsche 911, pasión por lo deportivo
Por:

Sin lugar a dudas una de las historias de éxito en la industria automotriz es la de Porsche, específicamente la del 911, que en sus inicios se llamó 901.

El Nueve Once es obra de Ferdinand Alexander Porsche, mejor conocido como Butzy, y de Erwin Komenda, creador muchos años antes del emblemático escudo de Porsche (extrañamente olvidado en la historia del modelo).

Iniciaba la década de 1970 y el modelo 356 de Porsche se estaba quedando atrás, así es que había que poner manos a la obra para crear al sustituto del auto creado por el fundador de la marca que estuvo basado en una creación del Dr. Porsche, llamado Volkswagen Type 1.

En 1961 presentan el 695 T-7 como estudio de diseño que ya dejaba ver las formas del “Nueve Once”, pero sus ventanillas laterales traseras no tenían  el diseño característico que prevalece hasta hoy.

El modelo 2020 es un vehículo completamente nuevo, hay cambios por todos lados; la motorización es más potente, porta un clásico bóxer de seis cilindros de 3.0 litros con dos turbocompresores que nos entregan 450 caballos de fuerza en el rango de las 6,500 vueltas, y genera un torque de 371 lb-pie entre las 2,300 a las 5,000 vueltas.

Está acoplado a una transmisión PDK (de doble embrague) de ocho cambios con paletas al volante y, como estamos hablando del Carrera 4S, el sistema de tracción es integral.

El esquema de suspensión en McPherson en el eje delantero y paralelogramo deformable en el eje trasero, calza rines de 20 pulgadas en el eje delantero y de 21 en el eje trasero, las medidas de las llantas son 245 serie 35 adelante y 305 serie 30 atrás.

Las dimensiones han crecido en las ocho generaciones, el 992 mide de largo 4,519 mm, es decir 356 mm más que el primer 911, la anchura es de 2,024 mm, y ha crecido a lo largo de ocho generaciones, su anchura en 414 mm, la altura del modelo 2020 es de 1,300 mm y decreció en 21 mm con respecto al modelo 1963, por ultimo, la distancia entre ejes es de 2,450 mm y 240 mayor que en el inicialmente llamado Porsche 901.

En velocidades de ciudad, que rondan los 50 a 80 km/h se desenvuelve perfectamente y, gracias al sistema de aire acondicionado y el equipo de audio, podemos sentirnos aislados del exterior.

El dato: Las tapicerías llaman mucho la atención debido a que están compuestas de una combinación de material textil y piel, con otra gran reminiscencia Vintage.

La electrónica juega un papel preponderante en la perfección dinámica del 911, ya que desde generaciones anteriores habíamos conocido los programas electrónicos seleccionables que posee, que son: Manejo Normal, Sport y Sport + para los más experimentados, pero hoy estas gestiones electrónicas cuentan con una opción más llamada WET (Mojado), en donde la entrega de poder es mucho más sutil para evitar derrapes inesperados, y todo ello sumado al sistema de tracción integral, control de estabilidad o de torque vectorial, sumado al chasis activo que hacen que el 911 se sienta en rieles, vaya en piso seco o mojado.

Hablar de un Porsche 911 es hablar de pasión por la deportividad y de obsesión en la técnica. Bien recordarán que les dije que el “Nueve Once” tenía los componentes mecánicos en el lado equivocado, porque retaban a las leyes de la física; 57 años después se confirma.