Un elegante y muy sofisticado alemán

Un elegante y muy sofisticado alemán
Por:

El Audi A7 2019 es una evolución natural del modelo, con nuevos grupos ópticos con pequeñas franjas LED tanto adelante como atrás, que lucen simplemente magníficas, particularmente de noche.

La mecánica es V6 de 3.0 litros turbo y entrega 340 hp, así como 369 lb-pie de torque a las cuatro ruedas, vía una transmisión S-Tronic de doble clutch y siete cambios. Si crees que un seis cilindros es insuficiente para mover una masa de casi dos toneladas (1,890 kg, para ser exactos), déjame decirte que te equivocas.

Una aceleración de 0 – 100 km/h en 5.3 segundos, así como una velocidad punta de 250 km/h, que obviamente está limitada electrónicamente. Adicionalmente, y aunque es equipamiento opcional, ($25,000), el nuevo A7 2019 ofrece el sistema de eje trasero direccional, que mejora el radio de giro en maniobras a baja velocidad, mientras que incrementa la estabilidad en altas velocidades. Con lo cual queda más que claro que es de esas cosas que, si has decidido comprar, no puedes dejar de equipar.

Para mejorar la eficiencia, este sedán – coupé de lujo incorpora un sistema microhíbrido (mild hybrid) que ayuda a disminuir la carga sobre el motor bajo algunas circunstancias de operación. Por ejemplo, el sistema Start & Stop tiene un rango de funcionamiento más amplio, ahora es capaz de apagar el motor cuando se rueda por debajo de los 22 km/h y mantenerlo así hasta por 22 segundos. Todos los sistemas del A7 están interconectados entre sí; los radares y cámaras ayudan a este sistema a detectar movimiento para encender el motor de forma anticipada y así evitar esa molesta demora de reacción que tradicionalmente tiene esta tecnología.

Puertas adentro, el A7 ofrece una cabina lujosa y a la vez muy moderna; sobra decir que tanto en calidad de materiales, como de ensamble son soberbios. Destaca el ya tradicional clúster de instrumentos digital con pantalla de 12.3”; algo cada vez más común en la industria, pero que vale la pena recordar, Audi fue la primera en ofrecerlo y si me lo preguntas, me sigue pareciendo el mejor de todos. Particularmente cuando se despliega el sistema de navegación conectado a Google Earth.

En la parte central del tablero, y más abajo en la consola, hay otro par de pantallas táctiles que sustituyen al mando circular MMI al que estábamos habituados. El display superior es de 10.1 pulgadas y está destinado a controlar funciones de navegación, comunicación y entretenimiento; mientras que el de abajo (que cuenta además con feedback háptico) es de 8.9 pulgadas, y controla las funciones del climatizador automático de dos zonas; que por cierto, he de confesar, luego de utilizarlo por varios días llegué a extrañar un sistema de perillas para el control de la temperatura la pantalla es muy teatral, pero poco práctica ya en el uso cotidiano, te pasas de la cifra que querías elegir con facilidad y hay que corregir.

Adicionalmente, el equipo de audio firmado por Bang & Olufsen es simplemente glorioso; hay compatibilidad tanto con Apple Carplay, como con Android Auto, así como Head Up Display, cámara de 360°, quemacocos panorámico, climatizador automático de dos zonas y un largo etcétera. Eso sí, prepárate, porque muchos elementos son opcionales y el precio puede subir muy fácil.

El Dato: Cuenta con mayor espacio en la parte trasera, sin sacrificar el tamaño de la cajuela. Ofrece calefacción para los asientos delanteros y traseros.

Pese a sus atractivas formas, el A7 puede llevar a cinco ocupantes con total comodidad y si te preguntas por el sacrificio de espacio para la cabeza; me alegra informarte que casi no lo hay, es apenas una pulgada menos con respecto del Audi A6; asimismo, la cajuela es gigantesca.

Ya había tenido buena oportunidad para convivir con el nuevo Audi A7 2019 en carretera, en un viaje de México–Acapulco, en el que, pude corroborar lo increíblemente bien aislada que; está la cabina, así como la gran habilidad que tiene para ir muy rápido. Se planta tan bien, es tan predecible y fácil de llevar, que con frecuencia puedes caer en el error de juzgar mal la velocidad a la que circulas; o, dicho de otra forma, siempre vas más rápido de lo que crees.