Balance 2017: lo nacional

ENTRE COLEGAS

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Dedico las entregas de hoy y de la próxima semana al recuento de los que, a mi juicio, fueron los temas más relevantes del año que acaba de terminar, tanto en el ámbito doméstico como en el internacional. Aquí el primero.

Terremotos y otros desastres naturales. Sin duda alguna, los acontecimientos que marcaron el año que terminó fueron los terremotos que devastaron el centro y el sur del país en septiembre. Treinta y dos años después, un 19 de septiembre volvió a enlutar al país. Oficialmente, poco menos de 400 personas fallecieron y hoy todavía se cuentan en decenas de miles los damnificados por ese sismo y el registrado la semana anterior. Además, la temporada de huracanes fue también fatídica, particularmente en Baja California Sur y Veracruz. Los gobiernos federal y locales involucrados siguen siendo incapaces de resolver la situación de desamparo en la que se encuentran miles de familias mexicanas.

Inseguridad y violencia. El otro tema por el que será ingratamente recordado el año es el notable aumento en prácticamente todos los indicadores negativos en materia de seguridad pública y violencia. Secuestros, desapariciones, extorsiones, asesinatos, robos y un largo etcétera que parece avanzar sin control. Particularmente escandalosa la cifra de asesinatos de periodistas.

Trump. Llegó a la presidencia de Estados Unidos y de forma recurrente ha ninguneado a México. Forzó la cancelación de la visita programada de Enrique Peña a Washington en enero, orilló a la renegociación del TLC y continúa con su retórica antimexicana y antiinmigrante, en la cual la construcción del muro fronterizo es uno de sus temas recurrentes favoritos.

Economía estancada. Prevalecieron los datos negativos: raquítico crecimiento del PIB, aumento de la deuda pública, el precio del dólar en máximos históricos, superando el techo de los 20 pesos, y el hipergasolinazo al inicio del año, que llevó la inflación a niveles no vistos en dos décadas.

Elecciones. Se celebraron las segundas elecciones locales no concurrentes con las federales bajo el nuevo esquema de coordinación entre el INE y los llamados OPLES. El PRI perdió Nayarit y retuvo —a pesar de las acusaciones de despilfarro, pero con el beneplácito de los tribunales electorales locales y federal— las gubernaturas del Estado de México y Coahuila. Y, tras una muy vergonzosa reyerta, la FEPADE cambió de titular.

Los exgobernadores. No nada más fue que Javier Duarte, Roberto Borge, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández fueran detenidos. La prensa ha dado cuenta de una execrable y cada vez más larga serie de denuncias, averiguaciones, persecuciones, fugas, detenciones y consignaciones contra exgobernadores y colaboradores cercanos, muy señaladamente del PRI (22 de 23 casos) vinculados a corrupción, en sus variantes de peculado, cohecho, desviación de recursos, asociación delictuosa e incluso, crimen organizado. Ya en estos temas, probablemente el escándalo más sonado sea el de la constructora brasileña Odebrecht, sobre el cual la PGR se mantiene, sospechosamente, en la obscuridad y el silencio.

Agradezco a los lectores de Entre colegas y les deseo un excelente 2018 que, aunque de inicio no parezca particularmente halagüeño, confiemos será mejor que su infausto predecesor.

 

Horacio Vives Segl

Horacio Vives Segl

Licenciado en Ciencia Política por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y doctor en Ciencia Política por la Universidad de Belgrano (Buenos Aires, Argentina). Profesor y director del Centro de Estudios Alonso Lujambio en el Departamento Académico de Ciencia Política del ITAM. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Autor de diversos libros y artículos sobre elecciones, política latinoamericana y política mexicana, publicados en medios académicos y de divulgación en México y en el extranjero. Analista político.
Horacio Vives Segl
Compartir