• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

El Banco de México (Banxico) y la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) descartan que haya una fuga de capitales por las elecciones presidenciales del próximo domingo; sin embargo, pronostican que se registre volatilidad en los mercados, pero menor a lo esperado, pues es un tema coyuntural.

El director general de Operaciones y Sistema de Pagos del Banxico, t reveló a la agencia Reuters que ni los mercados ni el peso deberían ser sacudidos si el candidato de la izquierda a la Presidencia gana las elecciones el 1 de julio, ya que los inversionistas ya han incorporado ese escenario.

“El candidato puntero lleva siendo puntero prácticamente toda la campaña. Entonces, yo sí soy de la impresión que el mercado ya descontó con una alta probabilidad que ese equipo sea el que resulte ganador”, aseguró Cortina, aunque sin mencionar directamente a Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, el directivo aclaró que la necesidad de “ajustes bruscos” en los mercados, tras conocerse el resultado, también dependerá de cuál sea el mensaje del equipo del candidato respecto a lo que piensan hacer en materia de política macroeconómica.

Gráfico: La Razón de México

De igual manera, el director de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), José Oriol Bosch Par, afirmó que si bien es posible que la volatilidad aumente por las elecciones, es menor a lo que se esperaba, pues es un tema coyuntural y los inversionistas ven más a un mediano o largo plazo.

Tras la ceremonia del listado de FibraUp, Oriol Bosch dijo que la volatilidad es menor a lo que se esperaba hace algunas semanas por los analistas. Explicó que se preveía observar a la Bolsa con niveles más bajos a los actuales, donde el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) rondara los 47 mil puntos, mientras que el tipo de cambio se estimaba en 24 pesos, y está por debajo de los 20 pesos.

Resaltó también la fortaleza macroeconómica, debido a que los fundamentales están muy sólidos, pues no hay flujo de salida y la Inversión Extranjera Directa (IED) sigue estable.

Reafirmó que los resultados de las elecciones es un tema coyuntural, pues los inversionistas están viendo mucho más a un mediano y largo plazos.

“Hay estabilidad en los mercados, más de los que se esperaba, se está bien de actividad de financiamiento, el cual no es para el próximo 1 de julio, sino a mediano y largo plazos”, afirmó Oriol Bosch.

Gráfico: La Razón de México

Comentó que hay dos maneras de ver la volatilidad: como una amenaza y no hacer nada al frenar la aversión al riesgo o una oportunidad, la cual se puede aprovechar. “Eso lo están viendo los inversionistas. También están viendo los múltiplos que tienen la valuación de las empresas que están en bolsa, que si lo comparamos con niveles históricos o múltiplos de otros países, son atractivos”, aseveró.

El peso mexicano fue una de las primeras preocupaciones de los empresarios, quienes aún insisten en que habría volatilidad después del 1 de julio; incluso Ci Banco aún apuntó que de ganar el candidato del PRI, José Antonio Meade, el dólar bajaría a los 19 pesos.

Cabe recordar que el peso mexicano se hundió este mes a niveles mínimos en un año y medio, golpeado por la fortaleza del dólar, el estancamiento en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la incertidumbre de las elecciones locales.

Sin embargo, a la moneda local le ha ido mejor en 2018 que a algunos de sus pares de mercados emergentes, como Argentina, Turquía y Brasil, en medio de una ola de ventas globales desde abril luego de que mayores costos de endeudamiento en Estados Unidos disminuyeron el atractivo por los activos más riesgosos.

Mientras, Banxico elevó su tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos a 7.75 por ciento, en un intento por contrarrestar los efectos del desplome del peso y mantener a la baja la inflación, para llegar a la meta objetivo de 3.0 por ciento.

am