Beethoven 190 años de inmortalidad

Tras casi dos centurias de pertenecer al gran pedestal de las artes, el hombre que llevó a cabo lo que probablemente fue la transformación más grande de la música de concierto no pierde vigencia. Hasta el final, nunca dejó de empujarla hasta sus límites. La suya es música que no calma, sino que conmociona y perturba. Alan Woods describe el mundo en el que nació Beethoven como uno agitado, un mundo en transición, un mundo de guerras, revolución y contrarrevolución: un mundo como el nuestro.

Como los grandes idealistas franceses —Robespierre, Danton, Marat y
Saint-Just—, él estaba convencido de que componía para la posteridad. Cuando los músicos se quejaban y decían que era demasiado difícil, él contestaba: “No se preocupen, ésta es música para el futuro”. Y 190 años después, comprobamos que lo que dijo el compositor alemán es la verdad.

[click para ver gráfico
->http://www.razon.com.mx/IMG/mk/infoLR/cul26250317a.jpg]