• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Decenas de venezolanos abarrotan las fronteras, el pasado 16 de julio. Foto: AP
Decenas de venezolanos abarrotan las fronteras, el pasado 16 de julio. Foto: AP

Miles de venezolanos ingresaron a Brasil por tierra desde el año pasado para huir de la crisis humanitaria, económica y social a causa del régimen de Nicolás Maduro.

De acuerdo con el gobierno brasileño, 127 mil migrantes atravesaron la frontera terrestre de la Amazonía para salir de la situación y al menos la mitad de ellos buscó otro destino en América del Sur para alejarse de la violencia y precariedad de Venezuela.

Países como Colombia, Perú y hasta Estados Unidos son algunas de las naciones que han albergado a más de millón y medio de refugiados en busca de mejores condiciones de vida, informó el Comité Federal de Ayuda de Emergencia.

Cabe destacar que Brasil es uno de los países que afirmó que no cerraría la frontera para frenar la llegada de los venezolanos; según datos del ministerio de exteriores, al menos cuatro mil de ellos viven en centro de acogida en Boa Vista.

Al respecto, se reporta que los servicios sociales en el estado como educación y salud están saturados por la llegada de miles de inmigrantes en los últimos meses a raíz de la crisis en Venezuela y reclaman al gobierno brasileño la falta de recursos, presuntamente por el retraso de una transferencia para lidiar con la situación.

Para aliviar que ésta genere un problema para el país vecino, Brasil inició desde abril pasado un proceso de reubicación denominado “interiorización” para trasladar a más de cuatro mil migrantes a otras regiones y no albergarlos en una sola provincia.

Hasta ahora 690 venezolanos han sido llevados a otras ciudades brasileñas, como Sao Paulo, Manaus, Cuiabá, Río de Janeiro, Igarassu y Conde; mientras que los sitios más asistidos para conseguir la solicitud de refugio son Sao Paulo, Río de Janeiro y Ceará.