• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El momento justo en el que Silva remata para hacer el 0-2, ayer. Foto: AP

La selección de Brasil superó por 2-0 a su similar de Serbia, en un partido en el que el Scratch du Oro fue insistente y tuvo el control de juego a placer, incluso se permitió algunas concesiones, como relajarse al principio del encuentro y jugar sobrado en la recta final; y así, pese a su insolencia, pasó a octavos como primero de su grupo y México será su oponente.

Gráfico: La Razón de México

Serbia no fue un gran rival, ayer para Brasil, que se plantó en el llano del estadio Otkrytie con una voluntad indolente, apática, haciendo jugadas de más, rebasando la mitad del campo a cuentagotas. Con Alisson en la puerta, una línea defensiva de cuatro, con Miranda y Thiago Silva en la centra, más Fagner y Marcelo por las laterales, aunque apenas a los primeros 10 minutos tuvieron que prescindir del jugador del Real Madrid, pues se lesionó y en su lugar entró Filipe Luís.

El corazón del campo fue para Casemiro, apoyado por Philippe Coutinho y Paulinho; mientras que en la punta estuvieron Neymar, William, con Gabriel Jesus como el sortario “9”.

La primera media hora del encuentro no fue más que de tibios coqueteos por parte de la Canarinha, que trató de explotar su banda izquierda con Ney, pero sus arribos fueron bien apagados por los centinelas serbios. Milos Veljkovic, Nikola Milenkovic, Aleksandar Kolarov y Antonio Rukavina se encargaron de resguardar la zaga de las águilas blancas.

Foto: AP

Neymar era quien más se había aproximado a romper el 0-0, pero no fue hasta el 36’ cuando Paulinho por fin abrió el marcador. Philippe Coutinho se percató de que su compañero estaba en medio de un puñado de defensas serbios, pero tuvo la inteligencia de ponerle un pase por arriba, de modo que el jugador del Barcelona quedara con ventaja en su recepción y así fue, el nacido en São Paulo dejó que el esférico botara una vez y luego, ante la precipitada salida del portero Vladimir Stojkovic, el delantero lo picó para hacer el 0-1.

Luego, en los minutos agónicos del primer tiempo, Brasil siguió con mayor convicción y profundidad, pero el segundo tanto se les negó. Para el inicio del complemento, la Verdeamarela comenzó pasándola mal, Adem Ljajic, Nemanja Matic, Sergej Milinkovic-Savic, Aleksandar Mitrovic, Filip Kostic y Dusan Tadic no se cansaron de merodear la cabaña del portero Alisson, quien fue bastante exigido.

Foto: AP

Pero uno no se pude confiar de Brasil, al 67’, el Scratch du Oro aumentó la ventaja, gracias a un cabezazo certero de Thiago Silva, tras un tiro de esquina cobrado por Neymar y así apagaron toda esa enjundia de Serbia, que estaba en su mejor momento.

  • El Dato: Thiago Silva es el primer defensa brasileño en anotar en dos ediciones de la Copa del Mundo, lo hizo en Brasil 2014 y ayer.

Tras el segundo tanto de los sudamericanos, los dirigidos por Mladen Krstajic se dieron por vencidos y a lo único que jugaron fue a que el marcador no fuera más amplio. Cerraron sus filas y, como si hubieran hecho un conjuro, no permitieron que la Canarinha volviera a marcar, pese a que por llegadas no pararon. No obstante, los de Tite ya tenían más que en la bolsa su pase a los octavos y lo lograron como líderes de su grupo.