Caen 4 por homicidio, les hallan las armas, testigos los identifican… y Tribunal los libera

Tres jueces consideraron que los testigos se contradijeron en la identificación de los sujetos y del arma; con ellos, aseguran, iba una señora que no fue aprehendida

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Los atraparon sólo unos minutos después del crimen y a unas cuadras del lugar. Acababan de matar a balazos a un hombre y dejaron heridos a dos más en un bar de la Zona Rosa. Los encontraron armados y fueron reconocidos por los testigos…. aun así, en menos de cinco meses un Tribunal de Enjuiciamiento ordenó que esos cuatro hombres quedaran en libertad.

  • El dato:
    Los cuatro detenidos son presuntos miembros de la banda delictiva La Unión y pretendían vender droga en el bar.

Se trata de cuatro presuntos miembros del grupo de La Unión, que el pasado 12 de marzo balearon a los trabajadores de la pulquería La Elegante, ubicada en la calle  Florencia. El motivo: no los dejaron entrar a vender droga al negocio.

En su momento, La Razón reveló que a dos de estos hombres los habían detenido sólo un par de semanas antes de ese crimen, por estar armados y disparando en la calle.

En ese entonces quedaron en libertad ,pues estuvieron acusados del delito de portación de armas y esto no es considerado grave. Al poco tiempo la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) capitalina los atrapó por matar a una persona y dejar heridas a dos más.

Pero ahora, sólo cinco meses después, un Tribunal de Enjuiciamiento consideró que la Procuraduría de Justicia  de la Ciudad de México (PGJCDMX) no aportó las pruebas suficientes, para comprobar la culpabilidad de los cuatro sujetos.

De acuerdo con el expediente del caso,  fue cerca  de la media noche de aquel domingo cuando los cuatro hombres llegaron al lugar. Se trata de Francisco Javier Gómez Alcántara, Víctor Alfonso Hernández Ramírez, David González Zúñiga y Marco Antonio Nava Gutiérrez. Iban acompañados de una mujer que les proporcionó las armas.

Ese día, balearon al cadenero y a dos empleados de seguridad ,pues no les permitieron entrar a vender droga, como ya lo habían hecho con anterioridad. Tras el asesinato huyeron corriendo.

Un agente que estaba justo frente al negocio los vio salir y pidió apoyo para detenerlos. Tras correr tras ellos, menos de dos minutos después, los cuatro fueron detenidos. La policía les decomisó las armas que usaron en el crimen.  Así fueron enviados al Reclusorio Norte.

Pese a ello, el jueves pasado el juez presidente José Aviña, el  juez relator Ismael Alcántara, y el juez vocal Belem Bolaños, ordenaron su libertad.

Consideraron que la Procuraduría presentó testigos que se contradijeron al señalar al homicida, que el arma usada en el caso fue una  magnum 357 y a ellos les encontraron otras, y que el día de los hechos iba una mujer, la cual nunca fue detenida.

Así, en menos de cinco meses los tres hombres fueron absueltos, pese a todas las pruebas que había en su contra.

Compartir