• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

Entre las grietas del muro, el alacrán revisaba los planes culturales de los candidatos a la presidencia y sus candidatos para la Secretaría de Cultura cuando ¡zas!, de última hora, le informan de otro independiente aprobado por el Tribunal para la contienda.

El escorpión leyó en el Twitter del sospechoso beneficiado, Jaime Rodríguez Calderón: “Dios es grande, gracias. La fe es grandiosa”. Y que el señor nos agarre confesados, pensó el arácnido al imaginar las propuestas culturales de este bragado personaje de la época de oro del cine mexicano, y al barruntar a Cruz Treviño como secretario de Cultura. ¡Ajúúaa raza!

De vuelta de la digresión, el alacrán recuenta los personajes de cultura en torno a los candidatos. Al líder de Morena lo rodean los intelectuales, escritores y artistas de la organización cultural de ese partido. En especial los de la brigada “Para leer en libertad”, como Paco Ignacio Taibo II, Paloma Saiz, Fabrizio Mejía Madrid, varios “moneros” y Elena Poniatowska.

En cuanto al candidato de la Coali-ción Todos por México, son escasos quienes dentro de la comunidad cultural se han pronunciado a su favor, pero de haberlos, los hay. Por ejemplo el escultor Sebastián, quien alabó a Meade en la prensa mediante una escultura verbal semejante al armatoste de su autoría conocido como Guerrero Chimalli. Por los demás, hasta Enrique Krauze ya se bajó de ese barco al declarar en entrevista con el portal sin embargo: “El PRI merece perder”.

Consuelo Sáizar dejó un desconsolador tiradero en varias instituciones culturales, además de adeudos.

Caso curioso el de Ricardo Anaya, pues cuando la cargada cultural parecía favorecerlo, involucró en su proyecto cultural a Raúl Padilla. La historia de Padilla es de singular truculencia: de líder estudiantil a rector (él y uno de sus hermanos) de la Universidad de Guadalajara, la segunda mayor del país, y de la cual mantiene el control desde 1995 (ejerce un “liderazgo legítimo”, señaló Tonatiuh Bravo Padilla, otro rector designado por él). Ha sido además diputado, permanece como presidente de la Feria del Libro de Guadalajara, del festival de cine de esa ciudad y, a veces, visita la alfombra roja de los Golden Globe Awards.

En cuanto a Margarita Zavala, ya trabaja a su lado Consuelo Sáizar, quien fuera presidenta de Conaculta durante el sexenio del esposo de la candidata independiente, y quien, como documentó aquí el venenoso hace algún tiempo, dejó un desconsolador tiradero en varias instituciones culturales, además de adeudos.

Ya sólo falta, alucinó el escorpión, la aprobación del otro candidato tramposo, Armando Ríos Piter, y la designación como titular de Cultura de Guadalupe Loaeza, quien describió al aspirante como “el Macron mexicano”.

Latest posts by Alejandro de la Garza (see all)

Compartir