• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El obispo António dos Santos, con el pontífice, en Roma, el pasado 1 de junio. Foto: Especial
El obispo António dos Santos, con el pontífice, en Roma, el pasado 1 de junio. Foto: Especial

El cardenal de Fátima (Portugal), António dos Santos Marto, salió a la defensa del Papa Francisco ante lo que ve como “una campaña de ultraconservadores” para herirlo de muerte, después de que el antiguo embajador del Vaticano en Estados Unidos, Carlo Maria Viganò, pidiera su renuncia en una carta de 11 páginas, que incluyó acusaciones de encubrimiento a los abusos sexuales a menores, del cardenal estadounidense Theodore McCarrick, ocultos por casi 70 años.

“Ahora comienzan a llegar un montón de desmentidos sobre muchas cosas que dice el arzobispo (Viganò). En primer lugar, la carta estaba preparada ya hace mucho tiempo con periodistas; unos de los Estados Unidos, otros de Italia. Concretamente, el periodista Marco Tosatti, que confesó haber estado tres horas con el arzobispo para reeditar el texto, y dice que fue escogido el momento exacto del viaje del Papa a Irlanda para que ‘la bomba’ —según él— tuviese efectos multiplicadores”, dijo Dos Santos a la prensa portuguesa.

El cardenal de Fátima, nombrado a sus 71 años, apenas el pasado 28 de junio, lo que le da derecho a voto en el cónclave, que en algún momento el Papa Francisco, quien hasta ahora ha evitado contestar de manera clara a las preguntas sobre las acusaciones procedentes de un miembro del ala más conservadora de la Iglesia, dará su opinión sobre el texto de la carta, sus autores y lo que hay detrás, pero que de momento ha dejado a los periodistas que realicen sus trabajos de investigación.

“La carta estaba preparada ya hace mucho tiempo con periodistas, concretamente el periodista Marco Tosatti, quien confesó haber estado tres horas con el arzobispo para reeditar el texto, y dice que fue escogido el momento exacto del viaje del Papa a Irlanda para que ‘la bomba’ —según él— tuviese efectos multiplicadores”

António dos Santos Marto

Arzobispo de Fátima (Portugal)

El contenido de la carta se dio a conocer la semana pasada, en las vísperas del viaje de Francisco a Irlanda, escenario de los casos más graves de abuso sexual a menores, a mano de la Iglesia, y pocos días después de hacerse pública la investigación del gran jurado de Pensilvania, que reveló cómo más de 300 religiosos abusaron de más de mil menores.

Según el cardenal António dos Santos, los autores de la carta y las personas que se han mostrado en contra del obispo de Romo son “un ala tradicionalista ultraconservadora que quiere poner en jaque al Papa, lo que llega al extremo de, por primera vez en la historia, pedir su dimisión”.

VIGANÒ SE DICE EN PAZ TRAS LANZAR “BOMBA”. El autor de la explosiva acusación contra Francisco rompió su silencio e insistió en que su proceder no fue por venganza ni ira, sino por amor a la Iglesia. En el blog del periodista italiano Aldo Maria Valli, Viganò dijo estar “sereno y en paz” después de haber hecho pública esa denuncia, aunque triste por los subsecuentes intentos para socavarle la credibilidad.

  • El Dato: Irlanda pidió ayuda para las víctimas de un orfanato donde se halló una fosa de bebés.
Compartir