• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: AP
Foto: AP

“Las elecciones de noviembre son las del impeachment o no impeachment”, reconoció el abogado de Donald Trump, Rudolph Giuliani.

Y es que tras las pimputaciones a Michael Cohen y Paul Manafort, en Washington ya se plantea la posibilidad de que el mandatario sea sometido a un juicio político, pero todo dependerá de las elecciones intermedias y la nueva integración del Congreso de EU, señalaron especialistas.

Desde ayer, los demócratas comenzaron a señalar a los republicanos como el partido de la corrupción, y aunque evitan hablar directamente del impeachment, definen una estrategia en la que presionarán a sus contendientes para que se pronuncien sobre los problemas legales del presidente y decidan si lo respaldan o encubren la ilegalidad en la que ha incurrido su equipo cercano, reportó The Washington Post.

Esto es un cambio de estrategia con respecto a la campaña de Clinton, que se enfocó en resaltar los defectos de Trump.

“Con noviembre a la vuelta de la esquina, nos debemos enfocar en hacer llegar nuestro mensaje sobre la economía a las familias trabajadoras”, instruyó la demócrata Nancy Pelosi en un comunicado.

En cuanto a la remoción, el segundo demócrata de más alto rango en el Senado, Richard J. Durbin, opinó que es muy pronto para iniciarlo, pero no lo descartó.

“Es muy pronto para utilizar esas palabras. Hay que esperar hasta que el Partido Demócrata obtenga más datos”, dijo.

En contraste, los republicanos advirtieron sobre los riesgos que implicaría un impeachment de los demócratas.

“Nunca han estado contentos con los resultados de las elecciones de 2016 y creo que continuarán con su campaña para revertir la elección por cualquier medio posible”, dijo John Cornyn, senador republicano por Texas.

Sin embargo, el camino no es sencillo. De acuerdo con la constitución estadounidense, un presidente puede ser removido por traición, sobornos y otros crímenes que determinen los miembros del Congreso, explicaron especialistas a The New York Times.

El proceso comienza con las audiencias del Comité Judicial de la Cámara baja, seguida de una votación del panel para llevar la solicitud de remoción al pleno. Sin embargo esto depende de la correlación de fuerzas entre republicanos y demócratas en el Congreso después de las elecciones intermedias de noviembre.

  • El Dato: Donald Trump acusó a  Michael Cohen, de inventar historias para conseguir un trato, lo que contrasta con el reconocimiento que hizo de Paul Manafort.
Gráfico: La Razón de México

Clic aquí para ver en tamaño completo.