• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Trump. Foto: Especial
Trump. Foto: Especial

Un alto funcionario estadunidense confirmó que hay resistencias al presidente Donald Trump dentro de la propia Casa Blanca, a fin de frustrar parte de su agenda política, que consideran perjudicial para Estados Unidos y basada en la “amoralidad” del mandatario.

En un artículo publicado de manera anónima en la página web de The New York Times, el autor indicó que “muchos” altos funcionarios trabajan desde la Casa Blanca como parte de una “resistencia silenciosa” a Trump.

“Creemos que nuestro primer deber es con este país, y el presidente continúa actuando de manera perjudicial para la salud de nuestra república”, aseveró el funcionario.

“Muchas personas nombradas por Trump nos hemos comprometido a hacer lo que podamos para preservar nuestras instituciones democráticas y frustrar los impulsos más dañinos de Trump hasta que termine su mandato”

Funcionario

Anónimo

El Times justificó la publicación del artículo, tras explicar que habían confirmado la real identidad del funcionario y debido a que el anonimato era la única manera de ofrecer una perspectiva importante a sus lectores.

El funcionario apuntó que “la raíz del problema es la amoralidad del presidente”, y aseguró que cualquiera de las personas que trabajan para él saben que Trump no se sujeta a ningún principio en su toma de decisiones.

Afirmó que, pese a que representa al Partido Republicano, el presidente no tiene afinidad por sus políticas, y que sus impulsos “son generalmente anticomerciales y antidemocráticos”.

La reacción de Trump no se hizo esperar, en Twitter, el presidente de los Estados Unidos estalló con minimalista mensaje: “TRAICIÓN”, escribió en mayúsculas para dejar en claro su fastidio. “El fracasado New York Times”, agregó en otro tuit.

“¿Existe realmente el llamado ‘funcionario de la administración superior’ o es sólo el fracasado del New York Times con otra fuente falsa. Si la persona anónima SIN AGALLAS existe efectivamente, el Times debe, por motivos de seguridad nacional, entregarlo al Gobierno de inmediato”

Donald Trump

Presidente de EU

“Así que el fracasado New York Times tiene una tribuna anónima, ¿pueden creerlo? Anónima. Lo que quiere decir cobarde. Una tribuna cobarde”, remarcó ayer, en una reunión en la Casa Blanca.

El artículo de opinión, cuyo autor solo ha revelado su identidad al equipo editorial del diario, denuncia la “falta de moralidad” de Trump y sus impulsos “antidemocráticos”, y habla de un esfuerzo de “resistencia” interna por parte de un grupo de funcionarios.

“Muchas de las personas designadas por Trump hemos jurado hacer lo que podamos por preservar nuestras instituciones democráticas, a la vez que frustramos los impulsos más equivocados” del presidente, señala el funcionario.

El alto cargo afirma que dentro del gabinete de Trump se llegó a debatir la idea de apartar al presidente del poder mediante la activación de la XXV enmienda de la Constitución, reservada para cuando un jefe de Estado es “incapaz” de desempeñar el trabajo.

“Pero nadie quería precipitar una crisis constitucional. Así que haremos lo que podamos para orientar el Gobierno en la dirección correcta hasta que -de una u otra forma- se acabe”, indica.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, reaccionó con un airado comunicado en el que instaba al “cobarde” funcionario anónimo a “hacer lo correcto y dimitir”.

Fue un notable colofón para un día que comenzó con varios tuits del presidente contra Woodward, cuyo libro “Fear: Trump in the White House” (“Miedo: Trump en la Casa Blanca”) hace una radiografía del Ala Oeste bastante similar a la del artículo, al describir a un grupo de asesores desesperado por contener a un mandatario errático.

Varios medios estadounidenses habían adelantado este martes detalles del libro, que saldrá a la venta el 11 de septiembre y que cita supuestos insultos a Trump de su secretario de Defensa, James Mattis, y su jefe de gabinete, John Kelly.

“¿No es una vergüenza que alguien pueda escribir un artículo o libro con historias totalmente inventadas, formar una imagen de una persona que es literalmente lo opuesto a los hechos, y después irse sin castigo ni coste? No entiendo por qué los políticos de Washington no cambian las leyes de libelo”, tuiteó hoy Trump.

Aunque, según expertos legales, las figuras públicas de Estados Unidos tienen derecho a demandar bajo las leyes de difamación actuales -y por tanto no sería necesario cambiarlas-, Trump no quiso contestar hoy a la pregunta de si planea llevar a Woodward a los tribunales.

Lo que sí hizo el mandatario, de acuerdo a varios medios, es exigir a su equipo que averigüe quién habló con el veterano periodista para su libro, y una vez que se publicó la columna de opinión, esa búsqueda se amplió para tratar, además, de identificar al autor de la tribuna.

am