Carta dirigida al dictador Donald Trump (¡qué asco!)

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Dictador asqueroso:

Mi madre me enseñó a no odiar.

También me enseñó a ser compasivo y tolerante.

Siempre me aconsejó respetar la forma de pensar de las personas, aunque sean ciento por ciento opuestas a la mía. Siempre le hice caso. Hasta hace un año.

Ese año en el que apareciste en nuestras vidas.

¡Qué horror! Nunca me imaginé que se podía odiar tanto a un ser humano como tú.

Y menos menospreciarlo y despreciarlo como te menosprecio y desprecio.

¡Nunca! Eres el mejor ejemplo de extrema derecha.

Esa extrema derecha asquerosa y tan dañina como la extrema izquierda.

Intolerante, racista, fascista, populista y por supuesto mentiroso. Las mentiras de tu grupo comprueban que son una basura absoluta.

Las mentiras del absolutamente ignorante jefe de prensa, Sean Spicer; las no respuestas de tu coordinadora, la también imbécil de Kellyanne Conway, y las otras mentiras del retrasado mental Steve Miller son el mejor ejemplo de tu movimiento asqueroso.

Y, por supuesto, no olvidar al cerdo mayor… Steve Bannon. Tu jefe.

Y para mejor ejemplo fue lo que hiciste la semana pasada en Florida. Me refiero al rally que hiciste en Melbourne, Florida, con tus simpatizantes.

Tus simpatizadores se comportaban exactamente igual que los cubanos cuando escuchaban un discurso de Fidel o los venezolanos lo escuchaban del imbécil de Maduro o de Chávez. Exactamente igual.

Totalmente conquistados por sus mentiras.

Fue un horror. Idénticas a las de cualquier dictador populista en un país tercermundista.

¡Idénticas! Siempre echándole la culpa a los “otros”.

Y en este caso en Melbourne, cuando ya declaraste abiertamente la guerra a los medios. Ya le dijiste a tus creyentes que “el gran enemigo que tiene el pueblo estadounidense son los medios de comunicación”.

Tal y como todos los dictadores han comenzado.

Todos. Y como tu público es muy estúpido e ignorante te cree todo.

Así se manejan las masas. En su gran mayoría ignorantes igual que tú y Bannon.

Dictador asqueroso: Llevas un mes y los que somos normales ya queremos que te enjuicien. El 55 por ciento, según la encuesta semanal de ayer, te odia.

El 35 por ciento te idolatra. Casi el resto del mundo no te toma en serio. Suecia dice que eres un mentiroso.

Australia que estás operado del cerebro. Los ingleses te vomitan.

Perdón… Netanyahu y Putin se burlan de ti diciéndote que son brothers.

En fin, eres un desastre.

La estrategia de tu jefe, la basura de Steve Bannon, es muy clara.

Regresar a Estados Unidos a ser el líder del mundo cueste lo que cueste.

Generar un orgullo norteamericano en los estados del “rust belt” y en los otros estados igual de ignorantes.

Y para terminar te diré una cosa:

Gobiernas un gran país.

Un gran país con grandes instituciones.

Y un país hecho con inmigrantes.

Por más que quieras, deseo —y estoy seguro— que no logres tu objetivo.
Te deseo lo peor de lo peor.

Y mientras esto suceda, seguiré burlándome de ti viendo CNN y Saturday Night Live.

razon@alazraki.com.mx
Twitter:
@carlosalazraki

Compartir