Con casas de bambú, CDMX levanta Santa Rosa Xochiac

Cada una tarda 2 semanas en ser construida

El 30 de septiembre, Miguel Mancera presentó las viviendas. Foto: Uriel Bahena

Rosa Ayala vio perder su hogar en cuestión de segundos a causa del sismo del 19 de septiembre pasado. Ella habitaba una de las 80 casas que colapsaron en el pueblo de Santa Rosa Xochiac, en la delegación Álvaro Obregón.

Ante la tragedia, la demarcación y el Gobierno capitalino comenzaron la construcción de nuevas viviendas antisismos; cada una de ellas tarda dos semanas en ser edificada.

Al igual que Ayala, cuatro familias más de Santa Rosa vieron cómo empezó la cimentación de sus nuevos hogares, los cuales serán de 45 metros cuadrados.

“Mi casa fue de mis abuelos, de mis padres y ahora vivía junto con mi esposo y mis dos hijos aquí, era una casa de adobe con más de 90 años y no sabíamos que íbamos a hacer, pero ahora agradecemos al gobierno por la pronta respuesta”, comentó Rosa.

En tanto, el ingeniero José Luis Zamora, encargado del proyecto de reconstrucción en el pueblo, explicó que la parte más importante para la edificación de las casas es la cimentación.

  • El Dato: Leonel Luna indicó que actualmente dos asociaciones privadas ya aceptaron patrocinar 20 viviendas en Álvaro Obregón.

Zamora explicó que lo que se pretende con este proyecto no es sólo reconstruir casas, sino tener un proyecto en el que se conozca la dinámica del suelo y se tenga la seguridad de que las viviendas serán las mejores para este espacio.

“Muchas de estas casas eran de adobe sin cimentación castillos o trabes, ahora queremos tener casas hechas por especialistas, el chiste es que las casas sean seguras y que no con otro temblor vuelvan a caerse, la fuerza de la naturaleza es implacable”, indicó.

Prototipo de la vivienda que será construidas en Santa Rosa.
Foto: Especial

El prototipo que se usará en esta zona consiste en una estructura con base en una membrana de madera, construida con triángulos indeformables, cubierta con tres capas de hoja de madera triplay, lámina de polialuminio y bambú, con lo cual se garantiza un aislantes térmico, acústico e hidrófugo y su interior está seccionada con tablaroca.

Cada casa que será intervenida requiere de un promedio de cinco trabajadores, dependiendo de la fase de construcción en que se encuentren.

Por su Parte, Leonel Luna, presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa, afirmó que serán viviendas con tecnología antisísmica.

“Están diseñadas con materiales, con tecnología que justamente evitan que de pronto puedan colapsar por un sismo, aunque, bueno, contra la fuerza de la naturaleza, nadie puede, pero son casas que están diseñadas justamente para que no se colapsen”, dijo en entrevista.

Para las 75 casas restantes se busca crear un fideicomiso para que se administren recursos procedentes de la federación o, incluso, de aportaciones de empresas u organizaciones privadas que quieran patrocinar el proyecto.

Se estudia la posibilidad de que los patrocinadores reciban a cambio beneficios fiscales.

El legislador informó que ya se lograron convenios para que las viviendas también se construyan en zonas marginadas en Magdalena Contreras y Cuajimalpa.