Castigan a 7 gasolineras por surtir huachicol

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Petroleos mexicanos (Pemex) anuló la concesión a siete gasolineras ubicadas en el estado de Puebla, por estar presuntamente implicadas en la compra de combustible robado; tres de ellas, pertenecen al edil de Palmar de Bravo, Pablo Morales Ugalde. 

A través de un comunicado, Pemex informó que rescindió los contratos, tras haber montado un operativo con el apoyo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y de la Unidad de Inteligencia Financiera; la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Policía Federal y la Procuraduría General de la República (PGR).

La operación se realizó el pasado 18 de abril, cuando iniciaron auditorías fiscales y se bloquearon cuentas bancarias y no descartan que haya otras estaciones que operen ilícitamente.

“Este trabajo de colaboración interinstitucional tiene como objetivo brindar condiciones de certeza a los usuarios finales, así como combatir el mercado ilícito de gasolina, la evasión fiscal, el lavado de dinero y el fraude comercial”, dijo la dependencia. 

Mientras que el gobernador del estado, Antonio Gali, sostuvo que “sí hay otras gasolineras que se están investigando, por parte de la SHCP y Pemex”.
“Desgraciadamente hay combustible que no hace lógica a la facturación misma”, sostuvo el mandatario.

En tanto, el director Jurídico de Pemex, Jorge Kim, afirmó que los concesionarios “no compran tantos litros y siguen vendiendo litros que a nosotros ya no nos compraron, y no hay otra empresa hoy por hoy que pueda vender esa gasolina”.

En lo que va del año suman 14 las gasolineras —incluyendo las siete poblanas— que han perdido contratos con Pemex, por comprar combustible de manera ilegal.

Según datos oficiales, las tomas clandestinas y selladas llegaron a sumar seis mil 873 durante 2016, un incremento de 9,8 por ciento frente a las 6 mil 260 detectadas durante 2015.

El incremento de esta actividad ilegal se disparó en 868% a lo largo de esta década, cuando en 2010 apenas se contabilizaron 710 tomas clandestinas, según cifras de Pemex enviadas a la Bolsa Mexicana de Valores.

mex9i-11.jpg