Chavismo condena a alcaldes, jueces y a la fiscal rebelde al exilio

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC), elegida de manera ilegítima, y el máximo Tribunal de Venezuela se han convertido en los órganos ejecutores de la dictadura de Nicolás Maduro. Las dos instituciones se han aliado para condenar a los opositores, condenándolos, en la mayoría de los casos al exilio.

Ése el caso de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, designados por el Congreso de mayoría opositora, los cuales han tenido que huir del país sudamericano ante la amenaza de Maduro de enviarlos a prisión.

De los 33 jueces seis se han refugiado en Colombia, seis en la embajada de Chile en Caracas, ocho en Estados Unidos y dos en la residencia del embajador de Panamá en la capital venezolana. Otros ocho están en la clandestinidad y tres tras las rejas.

“Nunca imaginé que iban a tener una reacción tan agresiva y tan voraz. Creo que ninguno lo imaginó. Sin embargo, eso no nos doblega. Seguimos manteniendo más fuertes nuestras convicciones”, aseguró a Reuters Miguel Ángel Martin, uno de los 30 jueces perseguidos por el chavismo.

mun29i-40.jpg

Después de recorrer de madrugada más de 500 kilómetros en coche, Martin se embarcó en un pequeño bote que, luego de siete horas, lo dejó en la isla de Curazao a 690 kilómetros de la nación sudamericana. Desde allí voló a Washington (Estados Unidos), donde actualmente vive en un hostal.

Los juristas temen correr con la misma suerte de su compañero el magistrado Ángel Zerpa, quien lleva 29 días recluido en la sede de la policía política en Caracas, El Helicoide, en donde lo mantienen amarrado en un baño. El abogado fue acusado por el Tribunal Supremo de Justicia de “usurpación de funciones”.

“En el momento en el que lo recluyeron en un baño con excremento decidió no comer tanto por las condiciones del lugar, como en manifestación de protesta”, declaró a La Razón su hija Carmina Zerpa, tras su detención. Ayer, finalmente su familia pudo ver al magistrado tras 28 días sin saber de él.

“La hermana del abogado indicó que actualmente el estado de salud de Zerpa es preocupante porque ha perdido aproximadamente 15 kilos y está pálido con la piel amarillenta. Ha tenido náuseas, vómitos y problemas para evacuar y se debería a la huelga de hambre que mantiene”, reportó el diario venezolana El Nacional.

La persecución también alcanza a los alcaldes, electos por voluntad popular, a los cuales el chavismo pretende encarcelar por no prohibir las protestas antimaduristas. Los alcaldes de municipios de Caracas, Ramón Muchacho (Chacao) y David Smolansky (Baruta), se mantienen en la clandestinidad.
Mientras que el alcalde de Lechería, ubicado al oriente del país, se refugió en EU.

Para Muchacho, condenado a 15 meses de prisión por no impedir el derecho a protestar, “lo peor que le podría pasar a Venezuela es que Nicolás Maduro se pueda perpetuar en el poder, no solamente instaurando una dictadura, sino perpetuando la crisis humanitaria: el hambre, la falta de medicinas. Lo segundo peor es una intervención militar, sea unilateral o sea multilateral”, aseguró en entrevista con la BBC de Londres.

La persecución de opositores ha encontrado rechazo de la comunidad internacional. La senadora del Congreso de Colombia, Paola Holguín, envió un mensaje de solidaridad y de apoyo a David Smolansky, alcalde de El Hatillo, luego de conocer la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que lo separa de su cargo, lo inhabilita y lo sentenció a 15 meses de prisión.

“Reconozco la labor que ha desempeñado David Smolansky, es un joven líder y valeroso, que ha desarrollado una gestión admirable y transparente. Su lucha, sin duda, ha sido incansable, por ello su único delito ha sido hacerle frente a Maduro”, dijo Holguín, quien es miembro del partido uribista Centro Democrático.

La última perseguida del gobierno, Luisa Ortega Díaz, y su esposo Germán Ferrer huyeron el pasado viernes en una lancha hasta Aruba, donde tomaron un avión con destino a Bogotá, donde tramitan actualmente su asilo político.

Un día antes el fiscal general chavista, Tareck William Saab, la responsabilizó de las muertes de más de 130 personas durante la protestas
antigubernamentales. “La considero la autora intelectual de cada uno de los muertos y heridos que acaecieron a partir del 1 de abril”, declaró el exdefensor del pueblo, aliado incondicional del gobierno madurista.

Ayer, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reconoció su “frustración” por la huida de disidentes a su gobierno.

“Tremenda frustración cuando se dan las órdenes para la captura de estas personas y las personas se fueron del país. Y luego ahora descubrimos por qué se fueron del país, la Fiscalía General, las personas encargadas de hacer la investigación, de hacer las respectivas órdenes de captura, pero eran también las que extorsionaban y protegían a estos sectores de la corrupción”, aseguró el mandatario en una entrevista concedida al programa José Vicente hoy, sobre la fuga de la fiscal que se rebeló contra el régimen, a la que acusó de frenar investigaciones contra la corrupción.

mun28ia-28.jpg

Maduro busca en la Celac
apoyo ante rechazo mundial

El presidente Nicolás Maduro insistió ayer en que convocará próximamente “una gran cumbre mundial de solidaridad con el pueblo de Venezuela”.

“Son opciones que nos van a permitir (…) atenuar una campaña criminal, brutal, gigantesca, inclemente que hay contra Venezuela en el mundo”, dijo Maduro en una entrevista con el canal venezolano Televen.

Maduro insiste en la idea de esta cumbre —planteada el 8 de agosto durante una reunión de la alianza regional de países de izquierdas ALBA— después de que la toma de los poderes del Parlamento, por parte de la ilegítima Asamblea Constituyente, provocara una nueva ola de rechazo internacional.

“Aspiro que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) (…) muy pronto dé un paso adelante y convoque una cumbre por el diálogo, por la paz y en apoyo a la soberanía de Venezuela”, declaró el mandatario.

Con la cumbre pretende ganar apoyo internacional “contra la amenaza” del presidente de EU, Donald Trump, quien dijo hace días que no descarta una intervención militar para solventar la crisis venezolana, y volvió a denunciar atropellos de la democracia en el país petrolero.