Chavismo y oposición van al diálogo otra vez

Francia amenaza a Venezuela con imponer sanciones

seguidores del gobierno protestan en contra de opositores, ayer, en Caracas.

Gobierno y oposición se vuelven a sentar frente a frente. Esta vez por petición de la administración de Emmanuel Macron, quien recibió a la semana pasada a la cúpula del Congreso venezolano, desplazado en su totalidad por la Asamblea Nacional Constituyente que componen sólo los chavistas.

El anuncio de la reactivación del diálogo no se produjo por parte de los actores políticos venezolanos. La noticia la dio a conocer ayer el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, quien aseguró que, tras un encuentro con su par venezolano Jorge Arreaza, fue informado del acuerdo.

El presidente de República Dominicana, Danilo Medina y el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero serán los garantes de este nuevo intento de acuerdo, señala un comunicado que difundió el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. “Se trata de una buena noticia, la cual espero que muy pronto se traduzca en actos concretos in situ”, afirmó Le Drian tras reconocer que le manifestó a Arreaza la profunda preocupación del Ejecutivo francés por la crisis venezolana.

  • El Dato: Mitzy Capriles, esposa del preso político Antonio Ledezma, exigió ante la ONU que se tomen medidas en contra de Maduro.

El ministro francés insistió a su homólogo venezolano sobre el riesgo de la aplicación de sanciones europeas y la necesidad de que el gobierno de Venezuela dé con rapidez signos concretos de su voluntad por reactivar las negociaciones con la oposición en el marco de un procedimiento que sea “sincero y que tenga credibilidad”, refiere el comunicado.

Le Drian expresó la disposición del gobierno francés, en colaboración con la Unión Europea y los países latinoamericanos, a apoyar el diálogo como la “única vía posible” para salir de la crisis que enfrenta el país suramericano.

A pesar de que la información se divulgó a primeras horas del día, no fue sino hasta la noche que el régimen de Nicolás Maduro y la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se pronunciaron al respecto.

“Quiero anunciar que (…) acepto esta nueva jornada de diálogo”, informó el jefe de Estado venezolano en cadena obligatoria de radio y televisión, en referencia a lo que él mismo señaló como una “invitación” por parte de República Dominicana y de Rodríguez Zapatero.

Por su parte, la MUD desconoció el origen de esa reunión. “Aquí no existe ningún tipo de negociación que esté prevista”, dijo en conferencia de prensa Tomás Guanipa, secretario general de uno de los partidos de la alianza opositora.

“Se ha decidido enviar una delegación para reunirse con el presidente Medina en la cual se le presentarán los objetivos de la lucha democrática nacional”, informó la MUD en un comunicado.

Ambas partes iniciaron en octubre del año pasado un proceso para un diálogo que se estancó dos meses después de que el gobierno y la oposición se acusaron mutuamente del incumplimiento de los acuerdos. El proceso contó con la facilitación del Vaticano y los expresidentes Leonel Fernández, de República Dominicana; Martín Torrijos, de Panamá, y Rodríguez Zapatero.

El anuncio de la reactivación del proceso de diálogo se da en medio de una crisis económica y política que se agudizó tras cuatro meses de protestas antigubernamentales que dejaron más de 130 fallecidos, casi dos mil heridos y más de mil detenidos.

Los venezolanos rechazan la opción de sentarse en una mesa, pues la experiencia es que el gobierno usa la figura del diálogo para enfriar los ánimos y ganar tiempo.